jueves, 28 de abril de 2016

Recorriendo tierras castellano-leonesas : ZEPA Valdería-Jamuz



Hola a tod@s :

La ZEPA Valdería-Jamuz se localiza al sur de León, muy cerca del límite con la provincia de Zamora en la comarca de Valdería entre los ríos Jamuz y Eria. Ocupa una extensión de aproximadamente unas 10.000 Has. siendo la mayor parte de su territorio extensas llanuras de tierras de cultivo de secano en activo o ya abandonadas delimitada de noreste a sureste por la Sierra de Casas Viejas.

Son variadas las rutas que puedes hacer para la observación de aves principalmente de hábitats esteparios destacando quizás el Sisón (Tetrax tetrax) como especie reina de la zona. He oído en varias ocasiones que si quieres ver bien a esta cada vez más escasa especie esta ZEPA es el lugar.

Y este fue el principal propósito por el que el pasado sábado día 26 de Abril me dejé caer por estos lares acompañado por Alberto Benito (del blog "Pajareando por Cantabria"), joven pajarero de Cantabria que está cursando sus estudios en la Universidad de León y que con los conocimientos que tiene ya ha dejado de ser hace tiempo "promesa" en esto de la Ornitología pasando a la 1ª división, el llevarme este bimbo a la saca.

Decidimos tomar los caminos agrícolas que discurren por los páramos que hay entre las poblaciones de Santa Elena de Jamuz y Jiménez de Jamuz hasta las mismas faldas de la Sierra de casas Viejas. La meteorología no acompañó del todo pero al menos no llovió mucho, hecho que días atrás aconteció y con ganas ... prados inundados, ríos y arroyos desbordados y caminos embarrados; en más de una ocasión perdí ligeramente el control de coche por el barro del las pistas. 



Vista de la ZEPA


Vista de la ZEPA. Al fondo la Sierra de Casas Viejas


No  transcurrió mucho tiempo cuando vimos el primer macho reclamando al que siguieron posteriormente más ejemplares, todos machos también reclamando o defendiendo su territorio de intrusos. La presencia también de algún grupo ajeno a esto del celo indicaba que este período puede llevar posiblemente en algún macho un poco de retraso presuntamente por la mala climatología que esta región ha estado sufriendo durante estos meses de inicio de la primavera.

Calculo que en total vimos en toda la mañana aproximadamente una veintena de ejemplares.









Distintos macho reclamando en vuelo



Grupo de Sisones en vuelo







Machos de Sisón reclamando



En todo nuestro periplo tuvimos la oportunidad de ver un ejemplar de Sisón hembra  ... y gracias, ya que al parecer estas son mucho más esquivas y desconfiadas que los machos.





Hembra de Sisón, posada y en vuelo






Pero no solo los sisones fueron los protagonistas de esta salida. A pesar de que el tiempo no era el mejor estos llanos nos mostraron gran cantidad de las diferentes especies que pueblan este ecosistema tan nuestro y por desgracia tan maltratado... ganas tengo de ver cómo estarán estos lares con tiempo más benigno.
En lo que a rapaces se refiere el Cernícalo Común (Falco tinnunculus), Aguila Culebrera (Circaetus gallicus) y Aguilucho Cenizo (Circus pygargus) fueron las especies observadas.




Hembra de Aguilucho Cenizo en vuelo (arriba) y posada después de haber
cazado alguna presa que rápidamente devoró (abajo).



Collalba Gris, Alcaudón Real, Bisbita Campestre, Perdiz Común, Cogujada Común, Codorniz, Pardillo, .... más especies que se anotaron.



Alcaudón Real



Bisbita Campestre



Perdices en el camino



Entre las tierras de cultivo y la Sierra de Casas Viejas hay un espacio de transición salpicado setos y de encinares donde predomina la subespecie Carrasca (Quercus rotundifoliaque nos da una idea de lo que debió de ser esa zona hace muchos años (me atrevería a decir siglos) antes de que la mano del hombre la convirtiese en su mayoría en terrenos de cultivo. Escuchábamos los reclamos de diferentes especies entre la fronda forestal o los veíamos y oíamos en los picos de los árboles más altos. La Totovía (Lullula arbórea), el Mosquitero Papialbo (Phylloscopus Bonelli), el Pinzón Vulgar (Fringilla coellebs), el Verdecillo (Serinus serinus), la Curruca Zarcera (Sylvia communis), el Alcaudón Común (Lanius senator), el Cuco (Cuculus canorus), la Cogujada Común (Galerida cristata) ... Vida ornitológica en la zona a la vista o al oído.



Macho de Alcaudón Común



También es hogar para el Escribano Hortelano (Emberiza hortulana), quizás el más tímido, asustadizo y difícil de ver en la familia de los Emberiza y  del cual pudimos observar algunos ejemplares. Mi segundo bimbo del día.







Escribanos Hortelanos



No todo lo que vimos fueron aves ....



Transitando las pistas llegamos a las faldas de la Sierra de Casas Viejas. Allí la vegetación cambia radicalmente formado principalmente el Brezo, la Escoba, el Espino y Carrasca de pequeño tamaño una masa arbustiva multicolor y quizás preludio de un futuro bosque si la mano del hombre deja que el ciclo natural continúe.

En este lugar la observación o el escuchar al Abejaruco (Merops apiaster), la Curruca Carrasqueña (Sylvia cantillans), la Curruca Rabilarga (Sylvia undata) y la Cogujada Montesina (Galerida theklae) nos entretuvo casi una hora. Intentamos buscar a la Curruca Mirlona, que al parecer puede observarse en esta zona, pero no hubo suerte.








Vistas de la Sierra de Casas Viejas. 





Macho de Curruca Carrasqueña





Hembra de Curruca Carrasqueña



Esta ZEPA es sin lugar a dudas uno de los de los parajes más interesantes en los que he estado pajareando. Si queréis más información la podéis encontrar en en siguiente enlace :


Fue sin duda un magnífico día aunque el tiempo no nos acompañara mucho.

Un saludo y gracias por seguir mi blog


domingo, 17 de abril de 2016

Lacértidos en las praderías de la costa de Cantabria

Hola a tod@s :

Últimamente en mis salidas de observación por zonas no muy alejadas de la costa, en temporada primaveral, estoy empezando a fijarme más detenidamente en maleza, setos, muros o pedregales cercanos a los caminos que recorro a la búsqueda de herpetofauna siendo los más relativamente fácil de observar los dos principales representantes de la familia de los lacértidos en estas cotas : El Lagarto Verde Occidental (Lacertis bilineata o viridis) y a la Lagartija Roquera (Podarcis muralis). 

En una de dichas salidas me acompañó la suerte, pues localicé dos ejemplares de Lagarto Verde Occidental tomando el poco sol que estamos teniendo en esta, por llamarlo algo, primavera. El primero que encontré fue un macho en el que se puede observar el azulado de su mandíbula inferior que indica que el período de celo está ahí, si bien dicha característica también se puede dar en algunas hembras.   








Lagarto Verde Occidental. Macho adulto en celo



A no más de cinco metros del primero me tope con otro macho. La clásica coloración azul de la mandíbula inferior así como la densidad de manchas y motas que presentaba en el cuerpo indican que se trata de un macho adulto. Pero el dibujo que presenta la zona dorsal, de color olivaceo  y moteado más disperso, es característico de ejemplares juveniles lo que puede indicar que se trata de una macho subadulto. 







Lagarto Verde Occidental subadulto



Las Lagartijas Roqueras (Podarcis muralis) también se muestran por estas fechas de lo más activo. Los machos presentan los característicos ocelos azulados de la zona ventral y color rojizo herrumbroso en su garganta y zona ventral.







Un macho de Lagartija Roquera devorando un ejemplar de caracol, posiblemente un
Cepaea hortensis




Macho de Lagartija Roquera entre la hojarasca.



Las hembras tiene la cabeza más pequeña y su coloración suele ser más discreta (menos manchas) destacando de sobremanera las bandas laterales respecto a la coloración del dorso.



Ejemplar de Lagartija Roquera. En principio una hembra adulta en presumible
etapa de muda



Las poblaciones de ambas especies están prácticamente englobadas en la zona noreste de la Península y éstas, como en muchas otras especies, se encuentran en decadencia gracias especialmente (como no) a la mano del hombre. La destrucción de su hábitat así como el uso de pesticidas y herbicidas son las principales causas si bien, al menos en la zona costera de Cantabria, la aparición de alguna especie reintroducida que busca sus sustento en las praderías costeras también está siendo de mucha ayuda para esta merma.

En nuestras zonas costeras también se pueden observar otras dos especies pero de mucha más difícil localización. Una de ellas es la Lagartija Italiana (Podarcis siculus), especie introducida cuyo hábitat se encuentra prácticamente englobado en las pocas zonas dunares que quedan y alrededores de la población de Noja (Cantabria).

La otra es el Lagarto Verdinegro (Lacerta scheriberi). Antaño relativamente abundante hoy por hoy las poblaciones costeras han desaparecido casi totalmente quedando asentamientos casi residuales en algunos puntos.

Agradecer a mis amigos Alejandro García Herrara y Angel Ruiz Elizalde, verdaderos expertos en este mundo de los herpetos, la ayuda que me brindan habitualmente para identificación de especies con todo tipo de explicaciones.

Un saludo y gracias por seguir mi blog



jueves, 7 de abril de 2016

Ecclesiae et animalium in sancta mixturam

Hola a tod@s :

Aprovechando los días libre que tenía la semana pasada la familia y yo tomamos ruta hacia la comarca de Boedo-Ojeda, comarca de rica naturaleza e historia de la provincia de Palencia, para que mi mujer disfrutara de las iglesias y ermitas románicas que proliferan en la zona. Se puede decir que cada población de esta comarca tiene una iglesia románica o un iglesia que conserva vestigios de dicha época.

Mientras mi mujer observaba los encantos de las iglesias yo buscaba qué podría moverse por los alrededores si bien en tiempo que hacía no invitaba mucho gracias al viento, las nubes y el fresquillo que por allí hacía. Aunque siempre surge algo.

Mientras comíamos un buen bocadillo dos machos de Curruca Capirotada (Sylvia atricapilla) buscaban sustento en una yedras que teníamos cerca de donde nos encontrábamos.









Las Currucas Capirotadas devoraban con fruición las bayas que crecían en la yedra, más que
venenosas si quien las consume es el ser humano (por cierto, una de los compuestos más
utilizado por los envenenadores de la antigüedad)



En otra localidad por la que nos movimos una pareja de Mirlos Acuáticos (Cinclus cinclus) llevaba ya aporte alimenticia a su nido construido en una esclusa de un riachuelo cercano. No vi el nido (por supuesto que ni lo intenté) pero se oía reclamar a la pollada cada vez que los padres llegaban con algo en el pico. Las nuevas generaciones van apareciendo.





Uno de Mirlos Acuáticos con aporte para su nido



También pululaban un tanto escandalosas algunas Lavanderas Cascadeñas (Motacilla cinerea)...



Lavandera Cascadeña



.... y como no, un "querido" invasor que está colonizando todos los ríos de nuestra geografía con un descaro total convirtiéndose en un problema de difícil solución. Hablo del Visón Americano






En los muros de una de las iglesias que visitamos, en concreto la de Moarves de Ojeda (ya cerca de Herrera de Pisuerga) fuimos testigos de una cópula de Lagartija Parda (Podarcis liolepis). Tuve mis dudas en un principio con Lagartija Roquera porque determinados rasgos del macho no me convencían del todo de que se tratara de esta última pero mis colegas Angel Ruiz Elizalde y Alejandro García Herrera, más que entendidos en esto de la herpetología, rápidamente me sacaron de la duda. 







Lagartijas Pardas



En los primeros siglos de la Edad Media la iglesia tenía que trasmitir a sus feligreses la palabra de Dios de alguna manera, dado que por dicha épocas tan solo el personal eclesiástico era el que sabía leer y escribir. Por ello en exteriores e interiores de las iglesias románicas y góticas la escultura se encargo de mostrar al pueblo llano escenas cotidianas y bíblicas en canecillos, tímpanos y capiteles y otras partes de su arquitectura atreviéndose en aquellos tiempos incluso con escenas eróticas con el fin de invitar a los feligreses a procrear y traer nuevos creyentes (más bien esclavos) al mundo.

A pesar de lo que pueda parecer estas iglesias románicas eran muy coloridas tanto en su exterior como en su interior. Dentro de éstas se representaban magníficos frescos en sus paredes con las escenas anteriormente definidas que daban al templo un rasgo de atrayente "alegría", por decirlo de alguna manera, para los feligreses que en ella se congregaban. Las continuas modificaciones habidas en estas iglesias románicas a través de los siglos han hecho que pocas queden arquitectónicamente casi íntegras, siendo los ejemplos esculturales los que más abundan en detrimento de los ejemplos pictóricos totalmente desaparecidos en la mayoría de éstas. Sin embargo todavía te puedes encontrar algún vestigios de estas pinturas murales en contadísimas iglesias y ermitas y en este viaje tuvimos la suerte de encontrar una preciosa ermita en el pueblo de Perazancas de Ojeda, en concreto la Ermita de San Pelayo, donde pudimos disfrutar de vestigios de frescos conservados casi milagrosamente en algunas de sus paredes.
 




Vestigios de los frescos en las paredes de la Ermita de San Pelayo



Saludos desde mi oteadero