martes, 13 de septiembre de 2016

Crónicas de la Bahía de Santander : ACTIVA TU NATURALEZA por La Junquera

Hola a tod@s :

ACTIVA TU NATURALEZA es un programa que se está llevando a cabo por parte del Ayuntamiento de Marina de Cudeyo en el cual estoy colaborando con un buen equipo de personas y cuyo fin es acercar a todo el mundo los valores naturales y culturales de este municipio que cuenta en cuanto al tema medioambiental con los ecosistemas de campiña atlántica e intermareales de estuario mejor conservados de la Bahía de Santander y sin temor a equivocarme posiblemente también de sus alrededores. 

El pasado sábado día 10 de Septiembre efectuamos nuestra segunda salida del programa para hacer un recorrido entre La Junquera y la Ensenada de San Bartolomé observando los espacios intermareales que se descubren en bajamar a lo largo del trayecto, zonas de las cuales ya he hablado largo y tendido en diferentes entradas de mi blog. El propósito : mostrar a los asistentes las riquezas y valores medioambientales que esta zona del estuario de la Bahía de Santander tiene.

Si bien quizás las aves sean las protagonistas principales en estas salidas o de nuestras observaciones voy a quitarles dicho protagonismo y se lo voy a dar a quien verdaderamente lo es, gracias a la cual este espacio conserva la riqueza ecológica que tiene siendo la base principal para que todo esto exista : La Zostera.

Cuando el mar descubre los páramos lodosos de La Junquera y San Bartolomé encontramos un manto verdoso de vegetación muy parecida visualmente a la hierba que cubre la gran mayoría de la superficie que ocupan dichos limos. No son algas, es una fanerógama marina llamada Zostera o "pasto marino" y de la cual en estos limos de la Bahía de Santander encontramos dos de las cuatro fanerógamas que están presentes en las aguas europeas : La Zostera Marina y la Zostera Noltii.   



La Junquera en bajamar. En la imagen podemos ver claramente es aspecto
que da a los lodos marinos la presencia de la Zostera.



La importancia de un biotopo de Zostera en un estuario es inestimable. Destacaré como puntos principales que las praderas que se forman ayudan a estabilizar los riquísimos lodos y sedimentos que tanto mar como corrientes fluviales aportan asentando el sustrato y protegiéndolo de corrientes marinas.

Aumentan la oxigenación tanto de dichos sustratos como del entorno en el que se encuentran y aportan una importantísima base de alimentación y de energía para diversas especies en una cadena trófica que va desde microorganismos que a su vez son alimento de otros organismos mayores como pequeños crustáceos, moluscos, poliquetos y larvas de diversos peces (que utilizan estas praderías marinas como zonas de refugio frente a depredadores o como zonas de puesta) y que a su vez éstos últimos son alimento de especies piscícolas de mayor tamaño así como de las diferentes aves limícolas (correlimos, chorlitejos, chorlitos, zarapitos, ostreros, ...) y ardeidas (garcetas y espátulas principalmente) que aprovechan estos espacios intermareales de La Junquera y la Ensenada de San Bartolomé para alimentarse ya sea en sus pasos pre nupciales y post nupciales o en los períodos de invernada que discurren entre Noviembre y Marzo.

También es alimento directo de varias anátidas que en otoño e invierno permanecerán en nuestra bahía como el Cisne Vulgar, Silbón Europeó, Anade Rabudo, Anade Friso .... que por centenares "pastarán" la Zostera en las bajamares. Sirva como referencia que hace dos años conté unos 1.500 Silbones Europeos concentrados en la ensenada.  



Zostera



En lo que a la salida se refiere disfrutamos de un día claro y soleado, sin apenas viento y con un movimiento de marea muy pequeño por lo bajo coeficiente que hubo, lo que permitió que el mar no cubriese todo el páramo intermareal y las aves permanecieran en las orillas no cubiertas por el mar relativamente cerca de nuestros puntos de observación ... y bastante confiadas. 




Observando diferentes especies de aves en La Junquera



Creo que la gente que acudió disfrutó de la salida. Mostraron un interés de
esos que dan gusto cuando guías una salida de estas características.



Las diferentes especies de Gaviotas, Avocetas y limícolas entre otros nos daban un
buen y entretenido espectáculo.



Las Gaviotas Cabecinegras (Larus melanocephalus), Reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y Patimarillas (Larus michaellis) y Sombrías (Larus fuscus) adultas y juveniles así como la Garceta Común (Egretta garzetta) fueron las especies con un mayor número de individuos de las observadas.







Un grupo de media docena de Gaviones Atlanticos (Larus marinus) con cinco adultos y un juvenil compartían espacio con las gaviotas. Es el número de ellos que más o menos veremos durante todo el año en La Junquera.



El la imagen tres Gaviones Atlánticos adultos y un juvenil. Considerable su 
tamaño respecto a las Cabecinegras y Patimarilla que aparecen. 



Comparativa de tamaños Gavión Atlántico vs Gaviota Patiamarilla



El paso de limícolas por la Bahía de Santander está siendo muy bajo estos días en comparación con los números que por estas fechas ya se habían observado. Quizás el tiempo veraniego que estamos teniendo con las temperaturas más altas del año tengan algo que ver para que éstos no aguanten mucho en nuestros espacios marismeños o quizás estas especies permanezcan aun en sus lugares de cría o hayan escogido estuarios y marismas más septentrionales ya que aun disfrutan de buenas temperaturas.

Un pequeño grupo de Correlimos Común (Calidris alpina) y Chorlitejo Grande (Charadrius hiaticula) se alimentaban entre las gaviotas y gaviones en reposo y como más destacable de nuestras observaciones del día dentro de la familia de los limícolas la presencia de una media docena de Avocetas (Recurvirostra avosetta), un ejemplar de Chorlito Gris (Pluvialis squatarola) en fase de muda de plumaje estival a invernal si bien conservaba muchos aspectos del primero y un juvenil de Chorlito Dorado Europeo (Pluvialis apricaria), sin duda la agradable sorpresa del día.



Chorlito Gris en fase de muda, junto a dos Garcetas Comunes





Juvenil de Chorlito Dorado Europeo, la sorpresa del día



No llegamos finalmente a la Ensenada de San Bartolomé porque el tiempo se nos echó encima y en La Junquera disfrutamos de lo lindo con lo que nos brindaba. No obstante por la tarde me dí yo una vuelta para ver que especies podía encontrar y como en otras ocasiones en años anteriores por estas fechas un nutrido grupo compuesto de Gaviotas Reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y Gaviotas Cabecinegras (Larus melanocephalus) se acicalaban el plumaje o tomaban el rico sol del que disfrutábamos.

En este mismo lugar este año se han llegado a contar hace un mes cerca de 150 individuos de Gaviota Cabecinegra, siendo por lo que parece y desde hace unos años, lugar por excelencia de descanso de esta especie en los pasos post nupciales. Por octubre o  noviembre apenas quedarán un puñado de individuos.





Gaviotas Sombrías y Cabecinegras



En lo que a limícolas se refiere dos ejemplares de Zarapito Trinador (Numenius phaeopus), especie que eché de menos en la salida matinal por La Junquera así como la de su primo el Zarapito Real, daba buena cuenta de los Cámbaros o Cangrejos de Mar (Carnicus maenas) del intermareal. Este crustáceo que utiliza estas praderas de Zostera como hábitat será, quizás, también la base principal de alimento para otras especies que en invierno visitarán la Ensenada, como el Colimbo Grande o el Somormujo Lavanco del cual he llegado a contar en una ocasión más de 37 ejemplares. 
 
También se movían por la zona varios ejemplares de Andarríos Chico (Actitis hypoleucos).





Zarapitos Trinadores en pleno momento de alimentación.



Uno de los Andarríos Chicos observado



Mientras me movía por San Bartolomé en los laureles, madroños, encinas y sauces que hay por la zona numerosos y desconfiados Papamoscas Cerrojillos (Ficedula hypoleuca), indicadores inefables del paso post nupcial por nuestras tierras, se movían en continuos lances de caza a la captura de insectos. Durante unos segundos también pude ver una Curruca Zarcera (Sylvia communis) que en un abrir y cerrar de ojos se escondió en una gran mata de Zarzamora.



Papamoscas Cerrojillo



En el año 2003 el Ministerio de Medioambiente determinó que, gracias al magnífico grado de conservación de sus praderías de Zostera la Bahía de Santander, las Marismas de Santoña-Victoria-Joyel y el Parque Natural de Urdaibai (en Vizcaya) eran (y son) los estuarios de mayor valor medioambiental de todo el norte de España.
 
Santoña-Victoria-Joyel ..... grado de protección Parque Natural, Red Natura 2000, LIC y ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) 
 
Urdaibai ....  grado de protección Parque Natural, LIC, Red Natura 2000, ZEPA y Reserva de la Biosfera por la UNESCO
 
Bahía de Santander .... ningún grado de protección. Bueno, si ... LIC la desembocadura del Miera. El resto nada. 
 
Algo no me cuadra si es uno de los tres estuarios mejor valorados. Es algo completamente ilógico.
 
¿No será hora de que nuestras autoridades competentes sean eso, competentes, y comiencen a dar algún paso para la protección de este entorno?. Si la Zostera desaparece todo esto de lo que he estado hablando en esta entrada de mi blog y bastantes cosas más también desaparecerán quedando tan solo un desierto de arena cubierto por el mar.


Asistentes a la salida del sábado día 10 organizada por el Ayuntamiento de Marina
de Cudeyo en el programa ACTIVA TU NATURALEZA. Quiero dar las gracias
al resto del maravilloso equipo que trabaja en este proyecto y una mención
especial a Javier Hernández (arriba, segundo a la izquierda), observador de 15
años con un conocimiento de las aves que hace que ya no sea una promesa, sino
una realidad, y que nos ayudó en este evento.  



Un saludo a tod@s y gracias por seguir mi blog.




sábado, 27 de agosto de 2016

Delta del Ebro, extraordinario en cualquier época


Hola a tod@s :

Después de unas cuantas semanas sin poner nada en el blog dado que el tiempo en menesteres varios no me cunde lanzo esta crónica de una mañana transcurrida en el Delta del Ebro con mi familia, un lugar que nunca defrauda al visitante observador o fotógrafo de aves y eso que de las cinco veces que he estado en este lugar ninguna ha coincidido con los períodos fuertes que al parecer son Abril-Mayo y Septiembre-Octubre.

Es verano, finales de Julio. Movimiento principalmente de especies que han criado en este extraordinario humedal o atisbos de lo que en un mes o así será el paso post nupcial.

Es una visita rápida, de una mañana. El calor es infernal ... Entramos por Sant Carles de la Rápita y seguimos por la carretera que pasa por el Poble Nou del Delta hasta L' Eucaliptus deteniéndonos en la laguna de La Tancada, parada obligatoria para observación. Algunos limícolas campean por los lodos de esta laguna, destacando la presencia de juveniles de Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinus) y de varios ejemplares de Vuelvepiedras (Arenaria interpres) con diferentes fases de pluma.




Un ejemplar de Andarríos Chico (Actitis hypoleucos) merodeaba por La Tancada





Un grupo de Vuelvepiedras con diferentes fases de pluma. Mi especial
interés por el macho de la foto inferior aun con plumaje estival.






Juveniles de Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinos), una limícola que no
estoy muy habituado a ver. De pasos muy esporádicos por los intermareales de Cantabria






Juvenil de Cigüeñuela Común (Himantopus himantopus) en vuelo sobre La Tancada





Adulto de Archibebe Común (Tringa totanus) conservando aun su plumaje veraniego.
Laguna de La Tancada




Los Estérnidos o Charranes también dieron mucho juego en esta salida por el Delta. Observamos un buen número de tres especies en concreto.

El más prolífico sin duda era el Charrán Común (Sterna hirundo) en la laguna de Riet Vell, donde por esas fechas de últimos de Julio aun había muchos pollos saliendo adelante con la ayuda de sus progenitores. 







Charranes Comunes en la laguna del Riet Vell



En todo el trayecto efectuado también observamos numerosos ejemplares de Fumarel Cariblanco (Chlidonias hybridus), principalmente en los arrozales y las acequias que bordean éstos, con un volar dejado que me recordaba un poco al de los Milanos sobre los caminos o carreteras y roto repentinamente por un picado a la caza de algún pececillo o larva.





Fumarel Cariblanco



Mi primer contacto con el Charrancito Común (Sternula albifrons), el más pequeño de nuestros charranes. Un grupo de ellos en La Tancada ponían la nota de alboroto en la zona lanzando continuamente sus chirriantes reclamos sin parar.



Charrancitos comunes descansando en una de las isletas de La Tancada
que compartía con diversos limícolas





Charrancito común




Un precioso ejemplar de Zampullín Chico o Común (Tachybaptus ruficollis). No pude
resistirme a inmortalizarlo en imagen.



Y los flamencos y garzas fueron los siguientes protagonistas. En la laguna de Riet Vell observamos a placer al bello y elegante Flamenco Común (Phoenicopterus roseus).







Flamencos comunes



Mi garza favorita y a la vez la más amenazada, la Garcilla Cangrejera (Ardeola ralloides), me alegró la mañana en varias ocasiones. Especialmente sensible a la desaparición de su hábitat, los humedales, así como de la contaminación de sus aguas es penoso verla etiquetada como especie en peligro de extinción en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Espero seguir viéndote durante mucho más tiempo, querida amiga, y que me sobrevivas.







Garcillas Cangrejeras



Garceta Común (Egretta garzetta), Garza Real (Ardea cinerea), Garza Imperial (Ardea purpurea) y Morito Común (Plegadis facinellus) cierran este capítulo de aves observadas en esta estival salida por el Delta.



Garceta Común






Garzas Reales








Garzas Imperiales





Morito Común. Esta especie ha cobrado últimamente un protagonismo especial entre los
cultivadores de arroz de la zona como devorador del Caracol Manzana siendo este último
al parecer el principal componente de su dieta por estos lares



En lo que a insectos se refiere en todo el camino me llamó la atención la abundancia de unas libélulas de color rojo intenso o amarillo dorado. Al parecer ambas pueden tratarse de la Sympetrum fonscolombii, especie que se caracteriza por su tolerancia a la sal lo que hace que pueda habitar en cualquier laguna tenga la composición salina que tenga. Es el macho el de color rojo y la hembra la de color dorado.



Macho de Sympetrum fonscolombii



Hembra de Sympetrum fonscolombii



Me comentó hace unos años un buen amigo y extraordinario observador de aves que el Delta del Ebro debería ser lugar de peregrinación al menos una vez al año para todo amante de las aves. Yo probaré ya el año que viene en mayo, que según me comentan es una de las mejores épocas para visitar este extraordinario lugar.

Un saludo