lunes, 13 de junio de 2016

Recorriendo tierras castellano-leonesas : El Cañón de la Horadada


Hola a tod@s :

Si bien compromisos familiares y laborales no me están dejando salir todo lo que quisiera y ante la ya empobrecida y paupérrima fauna que va quedando en nuestra zona costera y semi-interior (las que más cerca me quedan de donde vivo) entre otras cosas gracias a las "magníficas" actuaciones forestales y agropecuarias que en este espacio se han venido aplicando durante muchísimos años (y que a día de hoy continúan incluso peor, con el beneplácito de nuestras apoltronadas autoridades) hay que desplazarse unos cuantos kilómetros hacia el interior para poder disfrutar algo en lugares donde estas actuaciones no son tan salvajes o no se han producido, cosa para lo cual necesitas tiempo.

Este junio y en la medida que pueda tengo como meta conocer un poco mejor unos lugares más que interesantes en el aspecto ecológico que podemos encontrar en el norte de Palencia y Burgos, unos "ecosistemas de transición", unas franjas territoriales que discurren entre los ecosistemas atlántico y mediterráneo y que albergan especies de ambos ... lugares con una Naturaleza aun rica y agreste.

El pasado domingo día 5 de Junio di el salto a uno de estos lugares, recomendado por el joven Alberto Benito (Pajareado por Cantabria) : El Cañón de la Horadada.  

Esta zona junto con Las Tuerces forman un conjunto karstico de piedra caliza conocido como Monumento Natural de las Tuerces.  

La ruta parte de la población palentina de Mave, donde llegué a primera hora de la mañana.     



Fui bien recibido por un Colirrojo Tizón ...



... y también por una Cigüeña que no paraba de crotorar.



Y este amigo no tan amigo de alguno de los anteriores anfitriones también me recibió



Bien señalizado en el inicio los primeros momentos de la ruta discurren por un camino entre chopos, robles, sauces, saúcos y otras especies arbóreas y arbustivas donde Mosquitero Papialbo (Phyllosocpus bonelli), Mosquitero Ibérico (Phylloscopus ibericus), Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs), Zorzal Común (Turdus philomelos), Verdecillo (Serinus serinus), Agateador Común (Certhia brachydactyla) y Reyezuelo Listado (Regulus ignicapilla) entre otros llenaban el ambiente de sonidos y reclamos ... Oírlos si, verlos complicado pues la arboleda ya formaba un tupido manto que hace muy difícil su localización.



Inicios de la ruta.



Mientra caminas queda a la derecha el Río Pisuerga que discurre por la garganta que forma la otra parte de La Horadada donde se encuentra el Monte Cildá , lugar que alberga un castro de los antiguos cántabros (posiblemente se tratara de la ciudad de Vellica) y en el que transcurrió una de las principales batallas de las Guerras Cántabras contra los romanos siendo finalmente conquistada por éstos últimos y fortificada por su valor estratégico.





La otra orilla del Pisuerga, Monte Cildá


El camino termina en la Central Hidroélectrica de La Horadada y a su finalización parte una estrecha senda cuyos inicios son una cueva excavada en la roca conocida como La Horadada o Cueva del Gitano las cual se atraviesa y continuando dicha senda se llega a lo alto de esta zona donde una meseta caliza tapizada principalmente de Brezo de flor amarilla se abre frente a nosotros mostrando un paraje de extraordinaria belleza con la Mesa de las Tuerces y sus caprichosas formas rocosas a un lado y Monte Cildá al otro.



La Cueva del Gitano




A la salida de la cueva y continuando por la senda se abre ante nosotros una meseta tapizada
de flores y arbustos donde el Brezo de flor amarilla predomina sobre las demás especies .



La senda discurre casi pegada al cortante, las vistas extraordinarias. Apenas hay árboles ... tan solo alguna Encina y algún floreado Serbal de los Cazadores.



Vistas de Monte Cildá



Ante la gran cantidad de flores que hay en el lugar las mariposas también están presentes en considerable número. Pero apenas puedo distinguirlas porque no se posan en las flores a libar ... algunas Medioluto, Auroras, Limoneras .... Una Chupaleche (Iphiclides feistamelii) libando las flores de una Viborera me brinda un buen momento.



                                                                      Chupaleche



Una Lagartija Parda (Podarcis liolepis) fue el único representante herpeto que se cruzó en mi camino, aunque por las características del territorio seguro que más especies lo habitan.





Lagartija Parda



Buitre Leonado (Gyps fulvus), Alimoche (Neophron percnopterus), Avión Roquero (Ptyonoprogne rupestris), Vencejo Común (Apus apus), Vencejo Real (Tachymarptis melba), Grajilla (Corvus monedula) y Chova Piquirroja (Pyrrhocorax phyrrocorax) aprovechan los cortantes para establecer sus cuarteles de anidamiento.
Tarabilla Común (Saxicola torquata), Alondra Común (Alauda arvensis), Bisbita Campestre (Anthus campestris) y Carbonero Común (Parus major) se dejan ver y oír en el páramo que recorro.



Avión Roquero



Buitre Leonado




Chova Piquirroja



Un grupo de Grajillas se acicala el plumaje en un chopo a orillas del Río Pisuerga



Macho de Tarabilla Común, la especie de la que más individuos encontré por el camino



Bisbita Campestre. Curioso comportamiento el de este individuo que salió a la senda
y manteniendo una prudencial distancia conmigo peonaba que daba gusto, imagino que
alejándome de su lugar de anidamiento. 




Lechetrezna Común o Tártago Mayor. Cuidadin con la savia de esta
planta, una especie de látex muy tóxico.



Jaguarcillo (Halimium umbetallum)



Diente de León. Incontables propiedades medicinales la que tiene
esta planta (propiedades hepáticas, dermatológicas, oculares, endocrinas ....) 




Rosa Canina, también llamado Rosal Silvestre o Escaramujo. Varias matas a lo
largo del camino pero de muy pequeño tamaño aun.




Lino Azul




Anthyllis vulneraria. Muy usada por los pastores para cicatrización de
heridas propias o del ganado. También tiene propiedades laxantes.



Viborera. Tóxica si se consume vía oral pero
muy útil en cataplasmas para curación de forúnculos
(flor)



A lo largo del sendero encontré algunos rastros de Zorro (Vulpes vulpes), en concreto heces muy "lavadas" (desgastadas). En la que mejor encontré pude observar que su causante dio buena cuenta de insectos coleópteros y algún fruto o semilla que no pude adivinar.






La senda continúa hasta la población de Villaescusa de las Torres desde donde se puede acceder a la Mesa de Las Tuerces, aunque por tiempo yo me quede a un poco más de medio camino.
 
Buena salida para despertar la memoria de algunas cosas que ya tenía un poco olvidadas como en lo que a cuestión de plantas, mariposas y reclamos hace referencia.
 
Un saludo y gracias por seguir mi blog


4 comentarios:

  1. ¡Qué bonita está 'la Horadada' en esta primavera y qué bien lo resumes!
    A 'Ojolince y Sra.' nos ha gustado mucho acompañrte en este paseo virtual, aunque hubiera sido mucho más apetecible, el campestre... ¡todo se andará!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me apunto chicos.
    Me encantan las viboreras, es un perfecto atrayente de polinizadoes: escarabajos, mariposas, abejorros, etc lo frecuentan mucho.
    Saludos desde el norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, tienes nuestros correos. Cuando andes por aquí organizamos algo. Un saludo

      Eliminar