Huellas y rastros por la Montaña Palentina. Segunda parte

Hola a tod@s :


En esta segunda entrada dedicada a las huellas y rastros encontrados en la Montaña Palentina haré hincapié en los mamíferos de porte grande, en concreto del Ciervo, Jabalí, Zorro, Lobo y Oso

Ciervo (Cervus elaphus). Se habla bastante de la gran abundancia de individuos que hay de esta especie en la Cordillera Cantábrica, pero ¿cómo son?. Debido a que "nuestras queridas administraciones" no ven al Ciervo de otra manera que no sea "dinero" (como todo) se dan permisos de caza para los privilegiados económicamente (pues se han de pagar auténticos pastizales por acceder a ellas) y de esta manera los "señoritos" se cepillen al ciervo más vigoroso y que tiene las cuernas más vistosas, que por lo general va ligado al ciervo que mejor genética tiene.

¿Qué queda entonces para procrear?, pues machos menos vigorosos, de peor "calidad", demasiado jóvenes ... la especie, a pesar de su presunta abundancia, está en claro proceso de degradación genética. Veremos que pasa dentro de dos décadas si es que aun estamos por aquí.

En fin, vayamos a los rastros. Los excrementos de Ciervo tienen diferentes forma según se trate de machos o hembras. Encontramos en una ladera repleta de Cytisus Scoparius varios montones de excrementos de Ciervo, alargadas y con forma de "bellota". Se trataba de excrementos de varias hembras.



Excrementos de Ciervo hembra



Y en otro punto de la marcha encontramos más excrementos de Ciervo. Estos eran más redondeados, semi-cuadrados en forma de dado. Eran los excremento de un macho.





Excrementos de Ciervo macho



En un par de ocasiones también encontramos huellas. Alargadas y rectangulares, más grandes y estrechas que la del Jabalí (con las que se puede confundir) y con una característica muy peculiar : mientras que las huellas de Jabalí son planas las de Ciervo están como abombadas hacia los extremos, es decir, que desde la cresta de barro central del casco hacia cada uno de los laterales discurre oblícuo.





Huellas de Ciervo



Un árbol mostraba marcas que indicaban que el Ciervo se había alimentado de su corteza. En épocas complicadas, como por ejemplo en momentos de abundantes nevadas, esta especie hace uso de la corteza de los árboles como alimento.

El Ciervo carece de de incisivos superiores por lo que clava sus incisivos inferiores en la corteza y arrastra hacia arriba desgajando ésta.





Aspecto que presentaba el árbol en el que parte de la corteza 
estaba devorada por los Ciervos
Por cierto, el árbol en cuestión es un Acebo (Ilex aquifolium)



Jabalí (Sus scrofa). Otra de las especies de la que vimos numerosos rastros.

En varios puntos de la ruta tropezamos con huellas. Menos alargadas que las de Ciervo, de forma "cuadrada" y con la punta de la pezuña más redondeada que en este último. Es más fácil de distinguir cuando marca sus guardas o pezuñas secundarias, unas marcas que aparecen por detrás de la pezuña principal aunque en nuestro caso no se vieron.







Huellas de Jabalí



Otro de los rastros que encontramos y de manera muy abundante fueron sus "hozadas" en la tierra a la búsqueda de raíces y tubérculos. Las encontramos a las orillas de un sendero ...






.... o en los claros del bosque y praderías.





Por increíble que parezca todo lo que se ve en esta última foto son 
hozadas de Jabalí .... y yo saqué la foto sobre éllas


El primer golpe de vista cuando se ven prados con centenares de metros cuadrados levantados es el destrozo que uno o una familia de esta especie ha hecho en el terreno. Pero gracias a estos arados vivientes al devorar tubérculos y raíces de especies varias esto permite que crezca hierba en dichos espacios, algo muy provechoso para el ganado. No obstante los actuales ganaderos, al menos en este espacio que es Parque Natural, piden compensaciones a tales "destrozos" y lo pero es que se les pagan ... con dinero del contribuyente, o sea, nuestro.

En una ocasión encontramos sus excrementos. Redondeados y negruzcos, recordando un poco a los de Ciervo pero de mayor tamaño.





Excrementos de Jabalí



Una "baña", lugar donde el Jabalí se toma sus baños de barro para desparasitarse. Una vez finaliza su baño aprovecha las rocas y los árboles de alrededor para rascarse con el fin de quitarse el barro, buenos lugares para encontrar restos de pelaje. No todos los barros le valen al Jabalí para darse sus baños ya que al parecer los escoge con determinadas características.



"Baña" de Jabalí



Zorro (Vulpes vulpes). Una  huella encontrada junto a la de un Jabalí es la única prueba que encontramos de esta especie por cierto muy poco abundante por la zona de la Montaña Palentina debido a la presión cinegética a la que es sometido. Más pequeña y estilizada que la de un Lobo o incluso Perro con uña delanteras muy marcadas. 






Lobo (Canis lupus). Siento un cariño especial por esta especie, quizás por el injusto tratamiento al que está siendo sometido por parte de administraciones y ganaderos. Es aberrante ver los brutales "descastes" a los que nuestras administraciones, temiendo no se qué del gremio autoconsiderado ganadero (bueno, quizás si lo sepa : perder el sillón de debajo de su culo), somete a esta especie sin ton ni son y sin un estudio de impacto previo y es que una vez más queda patente que los asuntos medioambientales están solamente en mano de ineptos o cobardes. 

Nunca he tenido el placer de ver uno pero encontrar sus rastros me producen todo un "subidón" por saber que está ahí, en su hogar, donde nosotros somos los invasores porque no lo respetamos y doy gracias porque en nuestros cada vez menos espacios libres este auténtico tesoro de nuestra cada vez más castigada Naturaleza corre aun libre.

Encontramos una huella de pata delantera, un poco más alargada que la del Perro con las almohadillas más marcadas y talón en forma de corazón. El "volcancillo" de tierra que aparece entre sus almohadillas es muy picudo, más que en el Perro.

El tamaño de esta huella que encontramos era de 106 mm. de largo por 78 mm. de ancho, ejemplar adulto de buen porte.

Lo ideal sería haber encontrado un grupo de huellas siguiendo un rastro. Mientras que en un ejemplar de Perro la aparición de las huellas es totalmente aleatoria y deambulante dado que éste va olisqueando y marcando casi todo lo que se le pone por delante esté a un lado o a otro del camino o lugar que pise el rastro del Lobo es la mayoría de ocasiones una línea de huellas rectilínea y uniforme de paso al trote.
  






Huella de Lobo



También encontramos horas después un excremento viejo que presentaba una gran cantidad de pelo de Ciervo con pedazos de hueso, como se puede ver.

Los excrementos de Lobo son de unos 15 cm. de largo, de un olor insoportable tipo "carroña podrida" cuando son frescos y presenta a su alrededor abundancia de pelo del animal que hayan devorado (lo más habitual es que sea de Lobo o Jabalí, dado que estas dos especies son las que más aparecen en los estudios de sus excrementos) junto con restos de huesos. Tienen además un aspecto "retorcido" acompañados de bastante mucosa, algo necesario para poderlos expulsar sin que los restos de huesos de los que van acompañados les rasguen el ano. 





Heces de Lobo



Oso Pardo (Ursus arctos). El primer rastro que encontramos fue un pedazo de árbol caído desgajado. Esta suelo ser una práctica actual en el comportamiento del oso en su búsqueda de alimento en los restos de madera podrida en un intento de encontrar larvas de cerámbidos y ciervos volantes entre otros.



Tronco desgajado por un Oso



Rastros de dentelladas en un haya cercana a un camino, características de los machos señalando territorio.



Dentelladas en un haya



En un roble de gran porte también encontramos rastro de un Oso. Lo usa al parecer como rascadero y para marcar territorio un ejemplar que viene en primavera desde Asturias a estos lares en busca de hembras.
 


Tronco marcado por el Oso



No es algo muy habitual pero en este roble también descubrimos arañazos en el tronco.



Arañazos de Oso en el tronco del roble



Un viejo excremento de Oso con restos de pelo de Ciervo nos da una idea del también carácter oportunista de esta especie. También presentaba restos de hayuco.
 
Un punto que quiero detallar en la cuestión de la alimentación del Oso y que me ha llamado la atención. Al parecer en la Montaña Palentina el Oso es una de las pocas especies que no se alimenta del fruto de Serbal de los Cazadores en otoño, pero sin embargo en los Osos asturianos es un alimento habitual.



Restos de excrementos de un Oso



Algo curioso en el comportamiento del Oso, le encanta morder la madera tratada en autoclave del que están hechos los cercados y las pasarelas dejando en ésta claros rastros de dentelladas. El tratamiento de esta madera consiste en someterla a un proceso de vacío y bombardeo con sales cúpricas ... ¿qué puede atraerle de esta madera para semejante comportamiento?. 





Dentelladas de Oso en madera trata den autoclave.



Las piedras volteadas en los caminos, en ocasiones de buen tamaño, pueden se un detalle de que el Oso ha pasado por ahí. Es una práctica habitual para encontrar larvas e insectos de los que alimentarse.
 
También es práctica habitual del Jabalí, pero una pista de que pueda tratarse de una u otra especie es que el Jabalí devorará las raíces y los brotes que aparezcan al voltear la piedra, cosa que el Oso en principio no hará.
 


Piedra volteada por un Oso. Las raíces y brotes se pueden ver



Además también levantan tepes de musgo a la búsqueda de esas larvas e insectos de los que se alimenta. Ese comportamiento es exclusivo de esta especie.



Musgo levantado por un Oso



La luz había casi desaparecido y estábamos llegando al lugar donde teníamos aparcado los coches cuando en una boñiga de vaca descubrimos una clara huella de Oso, buen colofón para terminar esta salida. 








Las dimensiones de esta huella, con una anchura de más de 13 cm. indicaba que se trataba de la huella de un Oso macho de gran tamaño. La medida habitual de una huella de macho adulto es de unos 12 cm., siendo de unos 10 cm. la medida de la huella de una hembra adulta 
 


Midiendo la huella del Oso



Y hasta aquí lo que da de si esta entrada de huellas y rastros esperando que os guste.

Un saludo a tod@s l@s seguidor@s de mi blog

Comentarios

  1. Javi, te has currado mucho las dos entradas, y veo que le sacaste provecho a la saluda. Enhorabuena...y a rastrear!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Máximo. Como dices "a rastrear" ... mundo apasionante pero muy complicado este de las huellas y rastros

      Eliminar
  2. Muy interesante Javi. ¡¡Lo que tenemos por descubrir algunos!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Ernesto. Que razón tienes, nunca se deja de aprender

      Eliminar
  3. Pues ésta te ha quedado tanto o más didáctica que la anterior.
    'Ojolince y Sra.' suscribimos lo que dice Ernesto... Lo que nos queda por descubrir! Y por aprender!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias queridos amigos. Ciertamente, lo que queda por descubrir

      Eliminar

Publicar un comentario