Generación del "test de la rana"

Hola a tod@s :
 
 
Me encontraba yo hace unas semanas sentado junto a una charca muy cercana al río Pisuerga a su paso por Aguilar de Campóo (Palencia) repletito de ejemplares de Rana Verde (Pelophylax perezi), escuchado y observando el concierto de croares de los machos intentando atraer a las hembras así como alguna que otra cópula que iniciaba el ciclo de la vida y de la pervivencia de la especie (siempre y cuando los humanos las dejemos, tanto a esta como al resto de los seres vivos del mundo mundial) cuando me vino a la cabeza la utilización de estos seres para probar el embarazo de las mujeres en épocas ya pretéritas pero en cuyas generaciones me encuentro.

 
 
 








Buen "elenco" de Ranas Verdes en la charca de Aguilar.



Y es que la "prueba de la rana" nace allá por los años 30 de la mano de los investigadores sudafricanos   Lancelot Hogben, Zwarenstein y Shapiro consistiendo en la inoculación bajo la piel de uno de estos batracios de la orina de una mujer.
 
La orina de una mujer embarazada contiene la hormona GHC (Gonadotropina Coriónica Humana) y si en dicha orina inyectada había suficiente cantidad de esta hormona 24 horas después de habérsela inoculado la rana comenzaba a desovar; si la rana no desovaba se consideraba que no había suficiente hormona GHC en la orina por lo cual la paciente no estaba embarazada.
 
Curioso y al parecer infalible, esta prueba se llevó a cabo en las mujeres embarazadas hasta los años 70. A día de hoy esta prueba pervive aun en las zonas más deprimidas de Latinoamérica quizás por lo económica que es para esta gente.
 
Desconozco si nuestras ranas europeas fueron víctimas de estas pruebas. Lo que si es seguro es que la Rana Africana de Uñas (Xenopus laevi) fue la principal "víctima" de este modalidad de test, ya que fue la especie con la que los investigadores sudafricanos anteriormente mencionados llevaron a cabo sus investigaciones y durante decenios ejemplares de esta rana fueron exportados a América y Europa para tal fin.
 
Y como suele ocurrir la introducción de especies alóctonas casi siempre suelen alterar el equilibrio ecológico de los lugares. Al parecer con la llegada de esta rana también llego el Batrachochytrium dendrobatidis, un hongo causante de una enfermedad infecciosa en los anfibios, la Chytridiomycosis, al parecer culpable del catastrófico declive de las poblaciones de éstos en las Américas y Australia no existiendo a día de hoy un remedio para paliar o erradicar dicha enfermedad.
 
Tampoco nuestro continente se libra de esta enfermedad. Se comenta (está aun por ver) que el primer caso europeo se detectó en los años 90 en la Sierra de Peñalara de Madrid acabando con la vida de miles de Sapos Parteros (Alytes obstreticans) y desde entonces hay una lucha sin cuartel contra este mal que azota las poblaciones de anfibios de las zonas más cálidas del planeta entre las que se encuentra nuestro país. 
 
Pero volviendo a los test de embarazo no solo las ranas han sido las víctimas de tales prácticas. Aves y ratones también pasaron por inoculaciones varias en diferentes investigaciones, e incluso en Argentina un médico endocrino llamado Carlos Galli Mainini desarrolló por los años 40 del pasado siglo un método de test semejante a la prueba de la rana pero con sapos Rhinella arenarum (el Sapo Argentino o Grande) inyectando la orina de la paciente en un saco linfático que este anfibio tiene en el dorso que hacía que al cabo de tres horas aproximadamente este sapo eyaculara por la presencia de la hormona GHC.  
 
En fin, que por suerte para las ranas apareció el Predictor y sus diferentes líneas posteriores pero por los años que tengo (generación de 1965) soy del la "generación de la prueba de la rana".

Un saludo a tod@s y gracias por seguir mi blog
 
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

Donde ver aves en la Bahía de Santander

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias