"Somos bosque"... Por tierras navarras. Segunda parte

"Somos lo que somos porque somos bosque"

Los primeros rayos asomaban sobre las cimas de los montes que rodean Beintza-Labaien, lugar en el que disfrutamos de una muy agradable estancia en el Albergue Orbela más que recomendable para todo el que quiera pasar unos días en plan aventurero por este maravilloso entorno.

Y es que yo suelo ser más madrugador que el propio Sol. Antes de que cantara el gallo ya me dí una vuelta por los alrededores respirando la paz que se apoderaba del lugar. En los prados numerosas cabezas de Oveja Latxa pacen tranquilamente o me miran con cierta cara de asombro. 

La Oveja Latxa es una raza ovina propia del País Vasco y Navarra, aclimatada a las zonas húmedas y criada principalmente por su leche, la materia prima para la elaboración del famoso queso Idiazabal.





Entorno de Beinza-Labaien a primera hora de la mañana


Albergue Orbela


Haciendo los preparativos para marchar después de un magnífico desayuno


Habíamos quedado con nuestro amigo Juan Goñi en Oronoz-Mugaire para hacer una ruta por el Parque Natural del Señorío de Bertiz, 2.040 hectáreas de puro bosque atlántico perfectamente conservado o en vías de recuperación en algunas de sus zonas.

¿Vías de recuperación?. Bueno, es algo que vivo en mi provincia, Cantabria, con el eucalípto que por desgracia se da en muchísimos sitios : destrucción de bosque autóctono para plantar otras especies alóctonas con fines de explotación maderera. En los primeros compases de la marcha nos encontramos con amplias plantaciones de Roble Americano (Quercus rubra), de crecimiento mucho más rápido que nuestro roble. Parece ser que hay un plan para la eliminación progresiva de esta especie y la repoblación con especies autóctonas.  



Robles americanos


A medida que ascendíamos por la ruta el bosque realmente autóctono, en el que predominaba el Haya (Fagus sylvatica), nos rodeaba amigablemente ofreciéndonos lo que todo bosque siempre ofrece a todo ser vivo que transita por él ... la energía de la Madre Tierra, el mensaje de que todos los seres vivos somos uno y estamos vinculados entre sí formando un todo en el Universo, el mensaje de que somos bosque.  




El bosque amable


Por el camino encontrábamos vestigios del uso que el ser humano ha hecho del bosque. Iniciado la ruta observamos una especie de recinto construido con piedras y de forma circular. Se trataba de un depósito para el almacenamiento y secado de la castaña, recurso alimenticio importantísimo siglos atrás y que nos da una idea de una especie que predominaría en su tiempo y del cual ahora no había ni siquiera un vestigio : el Castaño (Castenea sativa). Árbol procedente de Asia Menor y que en principio se supone introducido por los romanos en la Península Ibérica para aprovechamiento de su fruto como fuente de alimento para sus tropas y animales pero que según últimos estudios realizados podría haber existido anteriormente en la península al encontrarse restos de esta especie con más de 2.500 años de antigüedad.



Depósito para el almacenamiento de castañas


También encontramos en nuestro periplo vestigios del trabajo que antaño hacían los Olentzeros (Carboneros) fabricando el carbón vegetal de haya. Muy dura era la tarea de esta gente que pasaba casi los 365 días del año en el bosque haciendo estos trabajos, trasmochando las hayas (cortando las ramas de estas sin necesidad de cortar todo el árbol lo que permitía un normal desarrollo de éste para futuros aprovechamientos) y haciendo las quemas que daban lugar al carbón ... Hoy por hoy este trabajo ha desaparecido de estos bosques aunque no olvidemos que aun pervive un Olentzero en la actualidad que trae regalos por Navidad a todos los niños de 1 a 111 años.



Nuestro buen amigo Juan era el "chamán" que ayudaba a unir nuestra 
energía a la energía del bosque


Pero, ¿a quién debemos el poder disfrutar de estos bosques tan naturalizados a día de hoy?. El Señorío de Bertiz se remonta al siglo XIV como finca privada que lo ha mantenido al margen de una explotación intensa y así fue hasta sus últimos propietarios Pedro Ciga y su esposa Dorotea Fernández que lo adquirieron en 1898 por la cantidad de 650.000 pesetas de oro y donde construyó un palacio en la cumbre del monte Aizkolegi donde pasaba con su mujer la temporadas estivales.

Nuestro amigo Juan nos contó una serie de anécdotas y hechos sobre estos personajes cuyo comportamiento, a mi parecer, no estaba muy acorde con el comportamiento de la burguesía o aristocracia de aquellos tiempos :

  • Poco después de adquirido el señorío Pedro Ciga mandó construir un camino entre una pequeña población muy humilde de los alrededores y el pueblo de Oronoz-Mugaire para que pudieran acceder a esta población y vender sus productos en los mercados.
  • Ordenaba a sus jardineros que no eliminaran el musgo que crecía en la cara norte de su palacio porque tanto a él como a su mujer les encantaba andar descalzos por la alfombra que formaba.
  • Una vez al año abrían las puertas de su famoso jardín botánico al pueblo, para que disfrutaran de las plantas y árboles que en dicho jardín había. Ofrecían él y su mujer a todos los habitantes que lo visitaban chocolate (algo de lo que no creo que los lugareños disfrutaran mucho) y una cámara de músicos que ambientaban el evento.
  • Ordenó a sus guardas que hicieran la vista gorda con los lugareños que hacían estraperlo.
  • Tan solo los habitantes del pueblo podían coger setas en sus bosques.
  • Se convirtió en una importante figura conservacionista dela época siendo nombrado presidente honorario de numerosas sociedades protectoras de animales y plantas a las cuales donó importantísimas cantidades de dinero.
A su muerte en 1949 legó su finca a la Diputación Foral de Navarra con la condición de conservarlo sin variar sus características y en 1984 se declaró parque natural. Gracias Señor Ciga y Señora por su generosidad .... él y su mujer eran bosque. 

¿Y en cuanto a las observaciones faunísiticas habidas?. Bueno, la verdad es algunas hubo si bien ver especies animales en un bosque es harto complicado. Presencia de diversas especies de aves características de la foresta a las cuales oímos más que ver en la que destaco el reclamo del Pito Negro (Dryocopus martius) el cual oímos en un par de ocasiones sin conseguir verlo ... es una de mis némesis de observaciones junto con la Canastera, dos especies que deseo ver y espero que en algún momento ocurra.


Tronco taladrado por los pícidos del lugar en su búsqueda de alimento.





El Herrerillo Capuchino era uno de nuestros hermanos de bosque



El Fomes fomentarius, o también llamado Hongo Yesquero, 
que crecía en los troncos de alguno de los árboles que veíamos y 
era utilizado como eslabón de un pedernal por su alta combustibilidad



En un regato del lugar encontramos varios ejemplares de Tritón Palmeado (Lissotriton helveticus)


Antes de finalizar quiero resaltar una peculiaridad de este bosque : es el único de la Península Ibérica donde habitan y crían las siete especies de Pícido que podemos encontrar. ¿Motivo? ... sin duda porque es un bosque que está lleno de madera muerta en la cual estas especies encuentran su cadena principal de alimentación, las larvas de insectos xilófagos. 

Si, ciertamente, es bosque estaba repleto de troncos y ramas de árboles caídos que seguían su proceso natural de pudrición y posterior aprovechamiento por la biodiversidad que lo compone. Y a la cabeza me vino la nueva "patochada" de mis cada vez más "amigos" los "ganaderos pirómanos" y quienes les protegen (el cáncer de los sindicatos agro-ganaderos) cuando a bombo y platillo y sin cortarse un pelo comentan que la culpa de los incendios es la falta de limpieza que hay en los bosques porque no se retira la madera muerta y la maleza. Hace falta tener poca vergüenza y cara dura.

La madera muerta es un bien de la Naturaleza y un tesoro biológico que enriquece el bosque, los únicos culpables sois vosotros con vuestras quemas y las "autoridades" que no tienen el valor de meteros unas sanciones que hagan que se os quite la ganas ni siquiera de encender un cigarro junto a un bosque. El bosque es un ser vivo y tiene su proceso, no hace falta que nadie meta mano en él ya que como cualquier ser vivo se auto-regula. Envidia de ver ese entorno deseando que en mi región se tome el mismo ejemplo, cosa que por desgracia no ocurrirá.   

Y hasta aquí lo vivido en este viaje por el norte de Navarra agradeciendo a nuestro buen amigo Juan su compañía en todo momento mostrándonos las maravillas de sus bosques.





"Somos lo que somos porque somos bosque".

Un saludo y gracias por seguir mi blog.

Comentarios

  1. Muy hermosa y acertada la visión del 'Somos Bosque' que compartes y explicas resumiendo perfectamente los concimientos que Juan Goñi sabe transmitir durante las visitas a 'su Señorío'.
    'Ojolince y Sra.' esperamos que llegue nuestra oportunidad para ir a conocerles a ambos... persona y bosque.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa excursion por "mi tierra".
    Siempre que voy saco algo, con familia amigos, en solitario.....
    Ademas con mi amigo Juan todo adquiere un barniz mas unico.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"