domingo, 7 de abril de 2013

Por tierras de Cuenca

Hola amig@s : 

Cuenca ha sido este año el destino escogido para un viaje de Semana Santa con mi familia, un pequeño "regalo" para mi mujer con el objeto de visitar algunos de los yacimientos romanos (su auténtica pasión) que en esta provincia se encuentran , concretamente las antiguas ciudades de Segóbriga y Valeria.

En estos días nos hemos movido por casi toda la provincia disfrutando de su variante y maravillosa orografía que va desde los llanos que se pierden en el horizonte aprovechados en su mayoría para la agricultura hasta las escarpadas zonas del montes, hoces, barrancos y montañas de su zona este. Lo malo es que el tiempo no nos ha acompañado, un mal tiempo con continuas lluvias que han anegado carreteras y campos de cultivo, ha desbordado ríos ....

En tales circunstancias no fue fácil la observación de fauna por mi parte, pero alguna cosa nos pudimos llevar  "a la saca".

Primera observación a destacar desde el balcón del apartamento en el que estuvimos y totalmente ausente por los lugares de Cantabria en los que campeo, Estornino Negro (Sturnus unicolor). En el tejado de la casa que teníamos enfrente varios individuos muy activos hacían sus nidos "bajo teja".






Estornino Negro


Las Golondrinas Comunes (Hirundo rustica) también se mostraban muy activas a la caza de insectos en los momentos en que la lluvia desparecía.





Golondrina Común



El Triguero (Miliaria calandra) fue una de las más abundantes observaciones. Llenaban con sus rechinantes reclamos espacios abiertos salpicados de arbustos o pequeños árboles reclamando sus territorios de cría.  





Triguero


También las Cogujadas Comunes (Galerida cristata) se encontraban en pleno reclamo territorial en los lugares  donde la pude observar. Como diría el otro "me produjo gran orgullo y satisfacción" ver la gran cantidad de individuos de esta especie que en cunetas, prados y bordes de caminos y carreteras se movían. Me recordaba un poco a la situación de esta especie en Castilla-León bastantes años atrás y que a mi parecer lleva cambiando desde hace bastante tiempo en un posible declive de ésta.






Cogujadas Comunes


En un descampado totalmente "pelado" de árboles y arbustos varios machos de Calandria Común (Melanocorypha calandra) también reclamaban territorio con ademanes y canto que me recordaban mucho a los de la Alondra Común pero en la primera los cantos son más melodiosos.






Calandrias Comunes


De camino a la ciudad romana de Valeria atravesamos la ZEPA de la Hoz del Río Gritos y Las Valeras, unas escarpadas hoces calizas que discurren siguiendo el río gritos hasta la ciudad romana situado en lo alto de uno de estos acantilados. 



Hoces de Río Gritos desde la ciudad romana de Las Valeras


La especie más abundante del lugar, sin lugar a dudas, la Chova Piquirroja (Phyrrhocorax phyrrhocorax) que por centenares de individuos se movían tanto por las ruinas de la ciudad romana como por los escarpados de la zona.







Chova Piquirroja


Un ejemplar de Abubilla (Upupa epops) también se movía por el yacimiento romano.





Abubilla


Por todos los entornos en los que me moví por la provincia, ya fuesen planicies o escarpados, pude comprobar la abundancia que de Buitre Leonado (Gyps fulvus) hay en esta provincia. Me llamaron la atención dos observaciones de esta especie en diferentes situaciones : la primera, varios ejemplares seguían a un rebaño de ovejas que pastaba a los pies de la ciudad romana de Segóbriga a la espera ¿de? ... la muerte de una, el parto de otra .... 

La segunda, varios ejemplares sobrevolaban la ciudad de Cuenca de una manera que me recordaba un poco la Gaviota Patiamarilla en Santander. Bueno, si lo pensamos un poco no es de extrañar dado que es una ciudad situada entre cortantes pero ello no es óbice para que llamaran mi atención.

El ejemplar de la foto de debajo se refugió en una cueva sita en un escarpado de la Zepa del Río Gritos ante la proximidad de un "chaparronazo" que nos pilló de pleno cuando nos íbamos de este lugar.




Buitre Leonado


Un ejemplar de Roquero Solitario (Monticola solitarius) fue otra de las observaciones habidas en el yacimiento romano de Valeria.


Monticola solitarius


Y para terminar un apunte curioso : paramos a orilla del río Gritos para ver un punto en el que el agua se había desbordado en la orilla opuesta había dos chopos en cuyas alturas pude distinguir varios ejemplares de un pájaro que en un principio no pude estimar de qué especie se trataba pero una vez que fije mi atención e ellos pude comprobar que se trataba de un bando de 25 ejemplares de Picogordo (Coccothraustes coccothraustes) que se repartían entre las copas de éstos. Siempre pensé que se trataba de una especie nada gregaria pero al parecer este comportamiento es normal en los inviernos a la búsqueda de alimento.





Picogordos en lo alto de los chopos


Y hasta aquí todo lo que la meteorología y sus circunstancias me dejaron observar en este viaje a Cuenca. Espero que pronto las cosas se normalicen en esta maravillosa provincia.

Un saludo y gracias por seguir mi blog





2 comentarios:

  1. Buena escapada a la interesante y variopinta tierra conquense.
    Aún con constantes aguaceros le habéis sacado provecho a vuestro viaje.
    ¡Vaya con el bando de los 25 picogordos! Estupenda observación.
    Un saludo de 'ojolince y sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigos Juanmi y Tere. Me habría gustado ver algo más pero me fue imposible. Bueno, lo subsané viendo los yacimientos romanos que me encantaron. Un abrazo

      Eliminar