Nada que envidiar

Salvando las distancias que puedan existir y como opinión propia cada vez estoy más convencido de que la Bahía de Santander nada tiene que envidiar a las Marismas de Santoña.

Creo que los observadores de aves tenemos un privilegio especial al contar con estos dos lugares en nuestra región escogidos por numerosas numerosas especies para sus invernadas o para sus períodos de paso. Ultimamente tengo bastante más tiempo libre y visito ambas zonas en más ocasiones que en otros años y los números de especies observadas son muy parecidos; el único handicap que pondría a la Bahía de Santander es que los principales puntos de observación están un poco mas dispersos que en las Marismas de Santoña, pero tampoco en medida exagerada.

El pasado sábado estuve por la tarde en La Junquera (Pedreña - Marina de Cudeyo). En mi blog colgué un post de los Zarapitos Reales que observé esta tarde pero en absoluto fue lo más llamativo que se produjo. Como la marea estaba subiendo diferentes especies de limícolas y gaviotas se acercaban más y más a la orilla aprovechando los últimos espacios que quedaban sin que el mar los cubriera y la concentración de Correlimos Comunes (Calidris alpina) era impresionante, contando los individuos por cientos. Entre ellos numerosas Gaviotas Reidoras (Larus ridibundus) y algunos Correlimos Tridáctilos (Calidris alba), Chorlitos Grises (Pluvialis squatarola) y Vuelvepiedras (Arenaria interpres).

A continuación pongo algunas fotos y un video que da una idea de lo acontecido.







Gaviotas reidoras, Correlimos Comunes y algún Tridáctilo



Concentraciones



Chorlitos Grises

         


Espero que tanto el video como las fotos sean de vuestro agrado y si sois de fuera de nuestra región y algún día os decantáis por visitar Cantabria para observar aves considerad también la posibilidad de pasar por la Bahía de Santander ... merece la pena.

Un saludo a las seguidoras y seguidores de blog.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"