Comiendo Sulas

Hola a tod@s :

Primera entrada en mi blog de este años 2017.

Estos días navideños no he tenido la oportunidad de pajarear mucho, la verdad, pero en las salidas que he tenido por los dos principales estuarios de la región me ha llamado la atención los abundantes cardúmenes de Sula que he podido observar.

La Sula, como la conocemos por estos lares del Cantábrico, o Pejerrey es un pez de pequeño/mediano tamaño alargado y plateado. Son muchas las especies de Pejerrey que habitan los diferentes mares del mundo.

En nuestras bahías cantábricas tenemos al Atherina presbyter, de un tamaño que oscila entre los 11 y 13 cm. (nunca superior a los 16 cm.) que forma grandes bancos en lugares no muy profundos de aguas tranquilas y preferiblemente con fondo arenoso donde busca crustáceos planctónicos y huevos y larvas de peces para alimentarse. Las bahías y estuarios son su hábitat por excelencia.   



Sula (Atherina presbyter)



Estos bancos de peces atraen a diferentes especies de peces más grandes y de aves para los que son una abundante fuente de alimentación. La Sula, por ejemplo, es uno de los principales alimentos de la Lubina (Dicentrarchus labrax); tal es así que los pescadores, sabiendo que la Lubina comparte el mismo hábitat y sigue a estos cardúmenes casi constantemente, capturan a la Sula para emplearla como cebo vivo ensartándola en sus anzuelos para su pesca.  

También es un pez bastante apreciado en nuestra gastronomía por su carne blanca y fina. Me remonto a mi niñez en la Bahía de Santander cuando en ensenadas y espigones se ponían los Suleros, pescadores de Sulas con reteles (retel : aro metálico que enmarca a una red más o menos tupida en forma de bolsa para la captura de peces y crustáceos) de unos dos metros de diámetro y que necesitaban de una polea para poder subirlos o manejarlos. Macizaban con pescado y crustáceos machacados y mezclados con arena para atraer a estos cardúmenes a sus redes y cuando lo creían oportuno izaban su retel con más o menos ejemplares capturados que iban a parar a una cesta de mimbre cuyo contenido posteriormente venderían en bares o pescaderías ... era una forma de ganarse la vida que ya ha desaparecido y a la que han dedicado un monumento en Santoña que los visitantes pueden ver en un espigón cercano a su plaza de toros.



 Monumento al Sulero, en Santoña



Estos bancos de Sula también atraen como alimento a numerosas aves de entornos de estuarios. Me dí una vuelta por el Puerto de Santoña una soleada tarde antes de que terminara el año y en su bocana observé entre otras a tres atrayentes especies entre nuestro mundo de observadores o fotógrafos dando buena cuenta de estos cardúmenes que con abundancia de individuos se están moviendo estos días por estas tranquilas aguas.

Posiblemente el más llamativo es el ejemplar juvenil de Colimbo Artico (Gavia arctica) que lleva en la zona varios días. Más pequeño y estilizado que su primo el Grande estaba siendo la atracción principal entre los ornitólogos que allí nos dimos cita .







Colimbo Artico (Gavia arctica). Rasgo muy llamativo, el panel blanco que muestra
en los flancos de su popa cuando nada




El Colimbo Artico estuvo en todo momento persiguiendo a los bancos
de Sula que había en la zona del puerto.



Junto con el Artico había al menos tres ejemplares de Colimbo Grande (Gavia immer) en los mismos quehaceres que su primo más pequeño, aunque estos se mostraban menos activos y frenéticos que éste.





Colimbo Grande (Gavia immer)



Aproveche el momento en el que el Colimbo Artico (izda.) y uno de los Grandes (dcha.)
coincidieron más o menos juntos para tomar esta imagen, donde se puede apreciar
más o menos el tamaño y algún rasgo fisonómico entre uno y otro



También la dos especies de cormorán que habitan en este entorno daban buena cuenta de estos bancos de Sula. 

Al menos veinte Cormoranes Grandes (Phalacrocorax carbo) nos brindaban el espectáculo de la pesca en grupo acorralando a estos bancos en aguas más cómodas para su captura.

Dos ejemplares de Cormorán Moñudo (Phalacrocorax aristotelis) también capturaban Sulas, pero de manera más selectiva y solitaria que sus primos. La claridad que presentaba el mar me permitió observar en varias ocasiones como los Moñudos perseguían a las Sulas debajo del agua, otro de los extraordinarios espectáculos que la Naturaleza nos brinda.





Cormoranes Moñudos



Un saludo a tod@s y gracias por visitar mi blog.


Comentarios

  1. Buena entrada Javi y cada vez con mejores fotos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buenas fotos y amplias esplicaciones. Gracias.

    Adolfo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"