El manjar del "De Re Coquinaria"

Hola a tod@s :

El día de víspera de Reyes tuve la suerte de ver, en compañía de mis amigos Angel Ruiz Elizalde y Manu Estébanez, un ejemplar de Lirón Gris (Glis glis) en un robledal cercano a la localidad de Reinosa (Cantabria). Se mostró bastante confiado en nuestra presencia y creo que para los tres se trató de la primera observación de esta especie.

Y nos preguntábamos qué hace un lirón por estas fechas pululando a la búsqueda de alimento, dado que tendría que estar hibernando (esta especie se aletarga por períodos de hasta seis meses que pueden incluso prolongarse si el clima se mantiene con temperaturas muy bajas). Bueno, podría ser puntual dado que a veces pueden salir de su estado de hibernación a la búsqueda de comida sin alejarse mucho de su guarida aprovechando un período cálido invernal como el que vivíamos por esas fechas o bien podría ser un ejemplo más del calentamiento global que está haciendo que los inviernos sean más cálidos y que está teniendo repercusión en otros hibernantes como el Oso ... quien sabe.





Lirón Gris



En un momento determinado Angel comentó esta especie era un manjar para los romanos y ciertamente así era. El Lirón Gris era considerado una "delicatesen" en la antigua Roma ya fuera como aperitivo o como postre de lujo en la Coena, la principal comida de los romanos que comenzaba a primera hora de la tarde y podía alargarse hasta la madrugada, en los festines de las altas clases.
Era criado por los romanos como cualquier otro animal de granja  en grandes agujeros o en contenedores de terracota llamados Gliraris, no muy diferentes a las jaulas de hamsters de hoy en día, donde los engordaban. En el clásico de cocina romana titulado "De Re Coquinaria" de Apicius, el más famoso cocinero de Roma, ofrece una receta de lirón asado relleno de farsa (la farsa es una mezcla de carnes picadas y emulsionadas con grasa) y aliñado con ajo, pimienta y nueces que era considerado manjar de dioses por toda la clase aristocrática .... no creo que el pueblo llano lo catara mucho.
Hoy por hoy todo estas costumbres se han ido perdiendo con el paso del tiempo, aunque en algunos países europeos aun son cazados y comidos en ciertas zonas de Eslovenia y Croacia y aquí, en nuestro país, su grasa es todavía apreciada para el tratamiento de dolores musculares y articulares. Sirva como ejemplo que es típico de los pelotaris vascos (jugadores de frontón) el uso de su grasa para la dolencia de sus manos.



Lirón Gris



Como datos un poco menos "gastronómicos" añadir que puede tener dos camadas en un año con un promedio de cuatro crías en cada gestación. Alcanzan su madurez sexual al año de vida y pueden vivir cinco como promedio.  
La base de su alimentación son los brotes, semillas y frutos secos pero no harán ascos para devorar pequeños vertebrados, huevos y pollos de pequeñas aves.
En fin, suerte pequeño hermano y espero que llegues a esos cinco años de vida media que tienes ... o más.
Un saludo y gracias por seguir mi blog.

Comentarios

  1. Pues ya hemos aprendido un poquito sobre la condición, características e historia de este pequeñajo que, gracias a su encontronazo con tres naturalistas, ha despertado el interés de un número mayor de ellos.
    Buen resumen, Javier. Estupendas fotos del lironcillo... parece que fue amable con vosotros.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
  2. Pues si que fue un momento estupendo para nosotros, mis queridos amigos. El informarme un poco acerca de este animalillo me lo abrió Angel cuando habló de su peculiaridad gastronómica por parte de los romanos.

    ResponderEliminar
  3. Es que yo cuando hablo (poco, qué cansa), palabras digo, jeje. Te quedaron chulas las afotos, amigo Donovan. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Gelín por despertarme la curiosidad en mi viejuna cabeza .... je, je, je.

      Eliminar
  4. Qué dos, jejeje ... Me ha encantado!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"