viernes, 1 de noviembre de 2013

Regreso a Sepúlveda y las Hoces del Duratón

Hola a tod@s :

De la mano de nuestros amigos Juan Miguel Casas Cambero y Teresa Antón Sanz (del blog OjoLince y Sra) y en compañía de nuestra amiga Paz Calvo y sus magníficas hijas nuevamente pisamos mi familia y yo las maravillosas tierras castellanas de Sepúlveda y sus cortantes de las Hoces del Duratón.

No es el otoño la estación que más me gusta, son de las que llamo "estaciones de muerte", casi todo va poco a poco apagándose, aletargándose .... pero de lo que no hay duda es lo extraordinario del contraste de colores que esta estación nos muestra en cualquier punto geográfico. Aquí, en estos lares, se mezclaban los tonos parduscos, amarillentos y verdosos de las tierra, las rocas y la vegetación haciendo las delicias del que maneje, mejor o peor, una cámara fotográfica.









Me paro un poco en esta foto, donde se mezclan los rojos 
del fruto del escaramujo (o rosal silvestre) con el morado 
del fruto del endrino. Una parte del camino estaba 
colmatada de estos arbustos dando lugar
a un colorido extremadamente llamativo















No es la mejor época para la observación de aves, pero siempre cae algo para anotar. Este Milano Real (Milvus milvus) nos sobrevoló mientras dábamos una vuelta por el pueblo.


Milvus milvus



Mientras comíamos a la entrada de la senda principal que discurre junto al río varios Mitos (Aeghitalos caudatus) revoloteaban en unos arbustos cercanos. En una alejada roca un ejemplar de Roquero Solitario (Monticola solitarius) iba de roca en roca en su ronda de caza. El brillante color azul con el que se le puede ver en primavera había desaparecido casi del todo.

No anduvimos mucho a lo largo de la senda pasado el Puente de Talcano, pero en los cortantes pudimos ver algún ejemplar de Buitre Leonado (Gyps fulvus).









Buitres Leonados


Nos dirigimos posteriormente a la ermita de San Frutos atravesando los recios páramos de la zona. Es el castellano un paisaje que cada vez me gusta más, con más vida de lo que muchos piensan. 





En estos lares pude disfrutar de mi "pajaruco" estepario favorito, la Cogujada Común (Galerida cristata).








Cogujadas Comunes


La zona que rodea a esta ermita es para mí, sin duda, el corazón de las Hoces del Duratón. Las imágenes dan fe de ello






Las Hoces del Duratón desde la ermita de San Frutos



Llegamos bastante avanzado el atardecer y los Buitres Leonados (Gyps fulvus) y las Chovas Piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax) iban llegando a los huecos y salientes de los cortantes que les servirían de refugio para pasar la noche. Por unos minutos no pudimos disfrutar de pleno del espectáculo, el ver como asomándote al vacío estas aves entran en dichos espacios.





Chovas Piquirrojas



Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros)


El contraste de luces que había en la ermita y alrededores con el sol de otoño ya casi oculto iluminando los cortantes era todo un espectáculo




Anocheciendo en la ermita de San Frutos


Buena jornada la vivida y en inmejorable compañía, en una tierras que cada vez me tiran más, las tierras de Castilla y sus contrastes de colores.


Foto de familia


Un saludo desde mi oteadero en Cubas (Cantabria).


2 comentarios:

  1. Pasamos una jornada envidiable en la que hubo tiempo para 'casi todo'.
    Te has podido llevar buena muestra de los paisajes castellanos que tanto te gustan y además, alguna que otra ave muy bien retratada.
    Todo un placer 'el cañón del Duratón'... en familia!!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que fue un magnífico día, mis queridos amigos. Requiere repetición.

    ResponderEliminar