sábado, 7 de abril de 2012

Una jornada por la ribera del Río Aguanaz

Hacía más de un año que no visitaba una zona muy cercana a mi casa de la cual ya he hablado en alguna ocasión en mi blog, el bosque de galería mejor conservado (por no decir el único) de lo que podríamos denominar Arco de la Bahía .... la ribera del río Aguanaz entre las localidades de Hoznayo y Villaverde de Pontones. 

A lo largo de cuatro kilómetros siguiendo la antigua carretera que une estas dos localidades anteriormente nombradas así como una pista para hacer a pie o bicicleta el río Aguanaz discurre bordeando todo este camino entre plátanos, falsas acacias, robles, laureles, olmos, álamos y divesas especies de sauces.

Hace más de un año la "mano del hombre" entró para "acondicionar" la zona en lo que se denominó un proyecto de restauración. La palabra en si me suele acojonar bastante porque lo que la mayoría de los que ejecutan este tipo de obras entiende por "restauración" convertir en jardines con merenderos zonas agrestes y ricas en naturaleza que es lo que las hace atractivas; ya hay bastantes jardines en las ciudades y pueblos.

Pero haciendo el recorrido tanto con mi mujer y mis hijos por la mañana como con mi amigo Angel Ruiz Elizalde por la tarde me he llevado una grata sorpresa viendo que dicha restauración en la que ha predominado plante de árboles autóctonos o característicos del lugar y eliminación puntual de zarzal dejando rodales en ciertas zonas no ha roto para nada la calidad natural de este espacio.   


Mi mujer y mis hijos paseando cerca de la ribera 



Algunas zonas del bosque de galería 


Aspecto que presenta una de las zonas restauradas 


Cascada en la zona denominada "Fuente del Francés" 

Después de unos días en los que la lluvia por fin ha caído a placer aproveché a dar un paseo matinal con la familia. En cuestión "pajaril" la presencia de Herrerillo Común (Parus caeruleus) y Petirrojo (Erithacus rubecula) se podía contar por decenas. De los primeros pude ver varios lugares en los que sacarán adelante sus nidadas, llevando briznas de hierba y pequeñas ramas a agujeros y grietas que presentaban muchos de los árboles que allí hay.

Mosquitero Común (Phylloscopus collybita), Mito (Aegithalos caudatus), Carbonero Común (Parus major), Curruca Capirotada (Sylvia atricapilla), Reyezuelo Listado (Regulus ignicapilla) y Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs) reclamaban en lo más espeso de los árboles a lo que sumando lo oscuro que estaba el día los hacía casi imperceptibles.

Mientras intentaba localizar a un Pito Real (Picus viridis) que "relinchaba" entre un bosquete de robles vi como un Pico Picapinos (Dendrocopos major) se posaba en un álamo sitaudo a unos 100 metros de donde me encontraba, en primero que veo en el año.

El día, tal y como os he comentado, era muy oscuro y tanto ver las aves como para fotografiarlas era casi misión imposible; tan solo pude sacar (y mal) a un par de Arrendajos (Garrulus glandarius) que peleaban en lo más alto de la copa de un plátano.





Arrendajos


Hace unos días un amigo oyó que un paseante había visto dos Nutrias en el lugar. Fuí por la tarde con Angel Ruiz para ver si localizábamos algún vestigio o rastro que nos pudiese poner sobre la pista pero una pertinaz lluvia y la poca luz que había hizo misión imposible la búsqueda.

Recuerdo historias que me contaba mi padre siendo niño, que después de la Guerra Civil estuvo varios años en casa de una tía que vivía en Villaverde de Pontones, que iba con un burro entre esta localidad y Hoznayo llevando cántaras de leche siguiendo la misma ruta de la que estoy hablando en este post y que en el río abundaban las truchas y los cangrejos de río. También me dijo que en numerosas ocasiones vio Nutrias pescando pero que la caza de éstas a manos de los vecinos de la zona, dado que había mucho hambre y al parecer pagaban bastante bien las pieles, las esquilmó de este río. 

Quien sabe, a lo mejor con la proliferación que esta especie está teniendo por nuestros cauces fluviales hace (o ha hecho) que vuelva a conquistar estos espacios que antaño la pertenecieron. Estaré al quite para ver si es así la cosa.

Un saludo desde mi oteadero en Cubas.

1 comentario:

  1. Ojalá sea como dices y en algún momento nos puedas dar prueba de ello.
    En cualquier caso, la zona una maravilla para el disfrute de un simple paseo o algo más, según se tercie. A veces, lo mejor lo tenemos bien cerca de casa.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar