Pajarucos pucelanos (II)

Continuando con la crónica (aunque con un poco de retraso por motivos "técnicos") de nuestra estancia en casa de nuestros amigos Juan Miguel y Tere en Laguna de Duero (Valladolid) aprovechamos después de comer que el tiempo nos daba una tregua para dar un paseo por el canal que discurre muy cerca de donde viven. Abundates los chopos, pinos y demás árboles junto con la presencia de agua hacen que proliferen numerosas especies que mis buenos amigo,s haciendo gala del buen conocimiento que tienen de la zona, nos mostraron .

La Curruca Capirotada (Sylvia atricapilla) mostraba una confianza que me sorprendió en este lugar dejándose observar cerca de donde estábamos y con un comportamiento totalmente opuesto a los huidizos ejemplares de nuestra región.





Curruca Capirotada 


Un macho de Pico Picapinos (Dendrocopos major) se posó en un nogal de la orilla opuesta del canal.




Pico Picapinos 


Varios fueron los ejemplares de Abubilla (Upupa epops) que observamos en el trayecto que hicimos.



Abubillas 


Abundante era también la presencia de diferentes especies del género Parus. Picotenado en los brotes de unos sauces o volando entre los árboles que discurrían junto al camino observamos numerosos Herrerillos Comunes (Parus caeruleus), Carboneros Comunes (Parus major) y Carboneros Garrapinos (Parus ater).  





Carboneros Garrapinos 


Una de las sorpresas del trayecto me la llevé al observar a un numeroso grupo de Rabilargos (Cyanopica cyanus) volando entre los pinos dado que siempre los he ubidado en zonás más meridionales del oeste de España. Estos si que tenían un comportamiento huidizo y desconfiado ante nuestra presencia.


Rabilargo 


Un ejemplar de Agatador Común (Certhia brachydactyla) trepando por el tronco de un chopo.


Agateador Común 

Y para terminar esta crónica el bimbo de la semana. Mi buen amigo Juan Miguel me mostró el lugar en el que se encontraba un precioso ejemplar de Picogordo (Coccothraustes coccothraustes), el fringílido más grande de la Península Ibérica con un pico capaz de triturar un hueso de cereza o una almendra sin aparente esfuerzo. 




Picogordo


Y aquí finaliza esta crónica en tierras pucelanas, la cual dedico a mis amigos Juan Miguel y Tere agradeciéndoles la acogida que nos dispensaron.

Un saludo desde Cubas (Ribamontán al Monte).

Comentarios

  1. Pues parece que vivieras aquí. En un solo día... más bien en un rato de la mañana y otro de la tarde, te has hecho con el grueso de los avistamientos habituales de nuestra zona.
    Enhorabuena por el bimbo y por la/s crónica/s.
    Encantados por vuestra visita y bienvenidos para la próxima.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
  2. Buena excursion! y felicidades pr el bimbo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario