sábado, 19 de junio de 2010

De nuevo por el Pantano del Ebro

Una vez más acompañe a mi mujer a la Domus Romana de Retortillo. Mientras ella se quedaba aquí yo aproveché para dar una vuelta por algunos lugares del Pantano del Ebro.

El agua se desbordaba en muchas zona a raíz de las última lluvias que hemos "sufrido" y su color era predominantemente marrón de la cantidad de sedimentos acumulada. Numerosos árboles estaban semi-hundidos y varias praderías anegadas.
Incié la jornada en la Depuradora de Requejo donde una pareja de Chorlitejos Chicos se alimentaba tranquilamente en una zona cercana a la carretera. Allí estuve un buen rato observándolos.

La presencia de varios pescadores a las orillas del pantano no parecía inquietarles en exceso.







Chorlitejos Chicos


Esta pareja de Gaviotas Reidoras se encontraba a la otra orilla de un riachuelo cercano. Una de ellas presentaba un problema en una pata que la impedía andar cómodamente.



Gaviotas Reidoras


Posteriormente tomé la carretera que conduce a Las Rozas y paré unos instantes en el puente que llega hasta la localidad de Horna. Desde aquí pude observar al menos ocho Somormujos Lavancos nadando en las cercanías.



Uno de los Somormujos Lavancos que pude observar desde el puente

Había numerosos Anades Reales adultos iniciando plumaje en eclipse y muchas hembras nadaban cercanas a las orillas con sus pollos de pocos días.







Distintas hembras con sus pollos


En los árboles y arbustos cercanos numerosos Pardillos cantaban y varias Currucas Capirotadas se introducían en lo más espeso de éstos con cebas en sus picos. Las inclemencias del tiempo en estos lugares retrasan las nidadas y este año está siendo especialmente desapacible.

El Cuervo que pongo debajo graznaba en lo alto de un haya cercano a la carretera.





Y para terminar cuando me dirigía a la Domus Romana al borde de la carretera que va a dar a la Iglesia de Retortillo vi un bulto completamente inmovil. Paré a la otra orilla de la carretera y pude ver que se trataba de una Codorniz. Estuve un buen rato esperando a ver que hacía, pues en principio no parecía atropellada. Incluso cuando bajé del coche y me aproximé a ella permaneció inmóvil en el sitio.





La Codorniz "haciendo auto-stop"


Por fortuna no debía de tener nada, dado que otro vehículo pasó junto a élla y levantó el vuelo hasta un prado cercano.

Fin de la crónica y un saludo a los seguidores del blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario