Por Tarragona (28 y 29 Julio 2009)

Aprovechando que a finales de Julio hacía un viaje de placer con la familia a un pueblo de la costa de Tarragona (concretamente Altafulla) decidí incluir en mi equipaje la cámara de fotos y los prismáticos para ver que podía observar en dicha zona. Mi intención era hacer una visita ala Delta del Ebro uno de los días.

Un día antes de visitar el delta decidí ir a la desembocadura del río Gaià, un lugar de Altafulla que han convertido en zona de reserva natural y en el que aun se pueden ver pequeñas zonas de duna, cañaverales, carrizos, pinares y demás vegetación característica del ecosistema. Es un área pequeña pero relativamente frondosa, lo que me permitía estar bastante a gusto entre sombras escapando del “calorazo” que hacía. Días atrás y por este paraje había visto un par de ejemplares de Gaviota Picofina e iba con la esperanza de volver a encontrarlos, pero en esta visita no hubo suerte.

Me llamó bastante la atención la presencia de una familia de Ardillas en un par de pinos muy cercanos a la playa, donde se inicia una de las sendas que transcurre por el espacio natural. Nunca las había visto tan cerca de una playa.





En cuanto al tema de aves la verdad es que no había mucho, tal y como he comentado anteriormente era una hora de bastante calor. Había gran abundancia de Paloma Torcaz pero no solo aquí, sino en cualquier punto del municipio ….por cientos se podía contar los individuos.

En el humedal numerosas Currucas Cabecinegras se movían muy inquietas entre la espesura vegetal, lo que hacía muy complicada su observación.

También había bastantes Buitrones cantando en los carrizales o en lasa copas de los árboles cercanos.




Alguna Gallineta se dejaba ver entre los numerosos Anades Azulones que había nadando, muchos de ellos con plumaje en eclipse y los cuales mostraban relativa confianza pues mi presencia no parecía alarmarles en exceso.





Esto es todo lo que puedo contar en referencia a esta zona.

Al día siguiente partimos toda la familia hacia el Delta del Ebro. Iniciamos las observaciones en L’ Àmpolla, pueblo situado al norte del delta. Desde aquí tomamos las carreteras que van hacia la Playa de la Marquesa, rodeadas por inmensos arrozales y canales de agua en los que merodeaban cantidad de Garceta Común, Garcilla Cangrejera, Charrán Común, Anades Azulones, Cigüeñuelas, …..












Tenías que conducir con un muchísimo cuidado pues Garcetas, Garcillas Cangrejeras, Azulones y algún limícola cruzaban corriendo la carretera delante del coche, lo te obligaba a frenar casi en brusco para no pillarles. Casi estuve a punto de atropellar a una Andarríos Chico.




Muchísimos canales de agua discurrían al borde de la carretera donde las Garcillas Cangrejeras y Gaviotas Reidoras pescaban y varios grupos de Fumareles Cariblancos y Charranes Comunes hacían bonitos picados sobre ellos o permanecían tranquilamente en los cables de luz que había en la zona.













Cruzamos el ebro en una barcaza desde Deltabre hasta Sant Jaume d`Enveja. Es una pena que este medio de transporte vaya a desaparecer porque están haciendo un puente .... el progreso, ya se sabe.



Mi mujer y mis hijos en la barcaza


Nos encaminamos al observatorio de Riet Vell, en Els Muntells. Una vez llegados a este punto nos encontramos con un observador de aves que iba a su coche y nos dijo que en la laguna que se domina desde dicho observatorio no había nada, lo cual me dejo un poco “tocado” …. Pero en fin, allí estábamos y decidimos hacer una visita.

Una de dos : o el buen hombre me intentaba tomar el pelo o lo que ví en dicha laguna eran especies habituales para él, pero aquí disfruté de lo lindo con las observaciones que pude anotar.

Para empezar y como entrante una pareja de Calamones Comunes con dos pollos se alimentaban en un cañaveral cercano al observatorio.











Una pareja de Garceta Grande se movía entre otro cañaveral un poco más alejado.








En el medio del la laguna había al menos tres nidos de Charrán Común con pollos ya bastante crecidos. Era bonito ver a estos charranes haciendo picados y alimentado a sus proles.





Dos de ellos eran particularmente agresivos con casi todo lo que se movía alrededor, concretamente la tomaron con un ejemplar de Garza real y con una de las Garcetas Grandes que mencioné anteriormente.




Mientras observaba a los charranes mi mujer me avisó de que algo había aleteado en otro de los carrizales cercanos al punto en el que nos encontrábamos. Ni más ni menos que un Avetorillo que cuando se percató que estaba siendo observado rápidamente se “transformó en junco”.





Otras observaciones : Algunas Golondrinas Comunes, un Zampullín Chico y varios grupos dispersos de Anade Azulón con plumaje de eclipse.

El calor apretaba de lo lindo, más de 35 ºC. Esta temperatura ya es un poco “sufrible” para los norteños. Mi mujer y mis hijos estaban ya en las últimas y decidimos iniciar el camino de regreso no sin antes visitar al menos la laguna de La Tancada, a ver si con un poco de suerte podía ver Flamencos.

Y dicha suerte me acompañó en este instante porque a lo lejos, en medio de la laguna, un grupo de unos 100 ejemplares se alimentaba. Afortunadamente también había algunos ejemplares bastante cercanos a los que pude sacar alguna foto.








Entre estos ejemplares cercanos también se movían Cigüeñuelas, Chorlitejos Patinegros, Zarapitos Trinadores, Agujas Colinegras y diversos limícolas que pasaban volando un poco alejados al punto en el que me encontraba y que no supe identificar.








Como punto final a la narración un ejemplar de Garza Imperial en un arrozal cercano a Sant Carles de la Rápita.





Me quedé con ganas de ver a la Canastera y de haber visitado la Punta de la Banya, la zona más meridional del parque y lugar donde quizás la hubiera podido encontrar. No pudo ser, pero no me quejo porque disfruté de un día pleno y al cual espero volver en Diciembre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buitres y "lobos" en Campoo

El vuelo de aves y murciélagos. Más semejanzas que diferencias

Marismas de Santoña en un invierno "cálido"