sábado, 6 de junio de 2009

En Sepúlveda (Segovia)

El pasado fin de semana, entre los días 29 y 31 de Mayo, un grupo de amigos decidimos hacer una "quedada" en Sepúlveda con el fín de, además de reunirnos y volver a vernos o saludar y conocer a los que no conocía, hacer dos rutas sábado y domingo.

La primera ruta preparada para el día 30 de Mayo recorría todo el cañón que se forma a lo largo del cauce del río Duratón, con un bonito bosque de galería en el que predominan el chopo y el fresno. A quien le pueda interesar comentarle que para poder hacer esta ruta a través del cañón es necesario pedir un permiso especial el el Centro de Interpretación del Parque Natural Hoces del Duratón, dado que por ser período de cría de aves no pueden entrar más de 75 personas diariamente.

La segunda ruta planificada para el domingo día 31 de Mayo discurría por los páramos que hay entre Villaseca y la ermita de San Frutos. Nuestra intención era ver especies caracteristicas de estas parameras y con un poco de suerto, a lo mejor, la Alondra de Dupont.

Nota importante para el que se anime a hacer esta ruta : Sepúlveda es una bonita localidad. turística de por sí ues es de lo que vive principalmente. Ahora, si en algo se caracteriza es en que el visitante se ha de acostumbrar a su tranquila rutina y no al contrario, postura para mí muy loable y admirable. Madrugamos mi mujer y yo antes de las ocho de la mañana para buscar un sitio donde desayunar y el pueblo estaba totalmente desierto ... ni un alma, nada abierto. En la plaza principal nos encontrábamos cuando aparecieron los primeros amigos Begoña y su marido Victor. Después hacer tiempo y desayunar nos reunimos con otros amigos del grupo, Pablo y Mª Angeles y nos dirigimos al parking del puente de Talcano, lugar de inicio de la ruta, donde ya se encontraban el resto de amigos : Antonio, Olga, José Gómez y Joan. Un poco más tarde se nos unió José María. En este lugar ya disfrutamos de la presencia de una pareja de Escribanos Montesinos, un Aguila Calzada y un Halcón Peregrino .... el inicio prometía.



Los componentes de la expedición. De izquierda a derecha : Begoña, su marido Victor, mi mujer Inma, Jose María, Olga, Pablo, Joan , José Gómez, Mª Angeles y Antonio

Iniciamos sobre las 9,30 h. la marcha por el bonito bosque de galería a lo largo del Duratón y pronto pudimos comprobar la cantidad de Buitres Leonados que en las paredes del cañon había. Varias hoquedades eran utilizadas por esta especie para hacer sus nidos en alguna de las cuales se podían ver pollos ya crecidos.














También pudimos observar bastante Avión Roquero, Colirrojo Tizón, Chova Piquirroja en abundancia, algunos Alimoches y algún Cernícalo Vulgar.












Avión Roquero, Chova Piquirroja, Alimoche y Colirrojo Tizón


Hacía bastante calor pero el bosque de galería nos daba un grado de frescor muy agradable a lo largo de la marcha. En una de las paradas vimos un Roquero Solitario y otro Halcón Peregrino en los cortantes.

Sobre el grupo un ejemplar de Aguila Calzada sobrevolando la zona en compañía de los numerosos buitres que había y contunuamente atacas por un Cernícalo Vulgar.

Había gran cantidad de especies difíciles ver en algunas ocasiones debido a la densidad del bosque pero totalmente audibles con sus continuos cantos. Destaco la gran cantidad de Pinzón Vulgar que había a lo largo de la ruta. También observamos u oímos Trepador Azul, Petirrojo, Curruca Capirotada, Mito, Pito Verde, Pico Picapinos, Mirlo, Zorzal Común, Jilguero, Cuco, Verdecillo, Reyezuelo, Zarcero Común, .....

Intentamos por todos los medios ver la Oropéndola. A pesar de que oímos el canto de varios ejemplares en diferentes puntos de la marcha no pudimos observarla hasta que descubrimos un nido de esta especie en el que se encontraba empollando una hembra, que se mostró la mar de tranquila a pesar de nuestra presencia ... ni se inmutó.



Oropéndola en su nido


No todo lo observado fueron aves. Algunas Ardillas, Lagartijas Colilargas y una Culebra de Escalera aparecieron por el camino



Sobre las dos de la tarde nos sentamos en una chopera a comer. Una pareja de Lavanderas Boyeras se desplazaban volando continuamente a una lado y otro del río. En este mismo lugar una pareja de Agateadores Comunes se movía muy cerca de nosotros subiendo y bajando por un chopo en el que tenían su nido.









Agateadores Comunes

Levantamos campamento y en poco más de media hora terminamos el trayecto. Aquí José Gomez se despidió de nosotros. Los que nos quedamos disfrutamos de unas buenas y frescas cervecillas en un chiringuito situado al final de la ruta, y es que el día fue bastante caluroso y la sed apretaba.

Una vez saciada la sed y con el aliento recuperado nos dirigimos al lugar donde Pablo y Mª Angeles habían estado la tarde anterior observando aves de entorno estepario. Aquí pudimos ver algunas Alondras envueltas en luchas territoriales continuas, alguna Collalba Rubia y Cogujada Común y un Alcaudón Común con su prole. No pudimos estar mucho tiempo porque una tormenta se avecinaba y aquí dimos por concluída la jornada de obsevaciones. Aquí Begoña y Victor concluyeron la jornada. Los que nos quedamos ducha fresca en el hostal, posterior paseo por el pueblo y al final cena en común de los que quedábamos.



De izda. a dcha : Inma, Olga, el narrante (o sea, yo), Antonio, Mª Angeles, Joan y Pablo.


Al día siguiente nos disponíamos a hacer la ruta que va desde Villaseca a la Ermita de San Frutos, para ver las especies características de los páramos y con la esperanza de ver la Alondra de Dupont. En el camino y desde los vehículos mientras nos desplazábamos a Villaseca puedimos observar entre otras especies una pareja de Perdices Rojas sobre unas rocas, un Rabilargo, algunas Collalbas Rubias y Collalbas Grises y un ejemplar de Roquero Rojo.

Quede maravillado por la extensión que estas parameras tienen, donde el tomillo, la salvia, el orégano y multitud de flores y plantas dan un olor especial y particular a estos lugares.

Cuando llegamos el calor ya apretaba, pero ... ¡qué mas daba!, bastante frío y humedad hemos tenido en Cantabria en los últimos meses. La verdad es que daba gusto.

Lo peor, la cantidad de coches que pasaban camino de la ermita de San Frutos.







El propósito de observar a la Ricotí se quedó al 50% : no vimos ningún ejemplar de esta especie pero si lo oímos en varias ocasiones ... en fin, otra vez será.

No obstante pudimos disfrutar de otras especies como Terrera Común, Cogujada Común, Cogujada Montesina, Curruca Rabilarga, Curruca Zarcera, Calandria, Alondra Común, Alcaudón Común, Alcaudón Real, Collalba Rubia, Alimoche, Gorrión Chillón, Abubilla, Roquero Solitario, Pardillo e incluso una lejana Aguila .... a la mayoría de las especies nunca las había visto antes.









Collalba Rubia, Cogujada Común y Terrera Común


Después de comer emprendimos mi mujer y yo regreso a Cantabria. Algunos componentes del grupo se quedaron con el fin de localizar algún Abejaruco Europeo, propósito que creo que consiguieron finalmente.

En resumen : Una bonita quedada con gente afín, unida y con "muy buen rollo" que al final creo que es lo que importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario