domingo, 19 de enero de 2014

El manjar del "De Re Coquinaria"

Hola a tod@s :

El día de víspera de Reyes tuve la suerte de ver, en compañía de mis amigos Angel Ruiz Elizalde y Manu Estébanez, un ejemplar de Lirón Gris (Glis glis) en un robledal cercano a la localidad de Reinosa (Cantabria). Se mostró bastante confiado en nuestra presencia y creo que para los tres se trató de la primera observación de esta especie.

Y nos preguntábamos qué hace un lirón por estas fechas pululando a la búsqueda de alimento, dado que tendría que estar hibernando (esta especie se aletarga por períodos de hasta seis meses que pueden incluso prolongarse si el clima se mantiene con temperaturas muy bajas). Bueno, podría ser puntual dado que a veces pueden salir de su estado de hibernación a la búsqueda de comida sin alejarse mucho de su guarida aprovechando un período cálido invernal como el que vivíamos por esas fechas o bien podría ser un ejemplo más del calentamiento global que está haciendo que los inviernos sean más cálidos y que está teniendo repercusión en otros hibernantes como el Oso ... quien sabe.





Lirón Gris



En un momento determinado Angel comentó esta especie era un manjar para los romanos y ciertamente así era. El Lirón Gris era considerado una "delicatesen" en la antigua Roma ya fuera como aperitivo o como postre de lujo en la Coena, la principal comida de los romanos que comenzaba a primera hora de la tarde y podía alargarse hasta la madrugada, en los festines de las altas clases.
Era criado por los romanos como cualquier otro animal de granja  en grandes agujeros o en contenedores de terracota llamados Gliraris, no muy diferentes a las jaulas de hamsters de hoy en día, donde los engordaban. En el clásico de cocina romana titulado "De Re Coquinaria" de Apicius, el más famoso cocinero de Roma, ofrece una receta de lirón asado relleno de farsa (la farsa es una mezcla de carnes picadas y emulsionadas con grasa) y aliñado con ajo, pimienta y nueces que era considerado manjar de dioses por toda la clase aristocrática .... no creo que el pueblo llano lo catara mucho.
Hoy por hoy todo estas costumbres se han ido perdiendo con el paso del tiempo, aunque en algunos países europeos aun son cazados y comidos en ciertas zonas de Eslovenia y Croacia y aquí, en nuestro país, su grasa es todavía apreciada para el tratamiento de dolores musculares y articulares. Sirva como ejemplo que es típico de los pelotaris vascos (jugadores de frontón) el uso de su grasa para la dolencia de sus manos.



Lirón Gris



Como datos un poco menos "gastronómicos" añadir que puede tener dos camadas en un año con un promedio de cuatro crías en cada gestación. Alcanzan su madurez sexual al año de vida y pueden vivir cinco como promedio.  
La base de su alimentación son los brotes, semillas y frutos secos pero no harán ascos para devorar pequeños vertebrados, huevos y pollos de pequeñas aves.
En fin, suerte pequeño hermano y espero que llegues a esos cinco años de vida media que tienes ... o más.
Un saludo y gracias por seguir mi blog.

martes, 14 de enero de 2014

Pico Mediano y Pico Picapinos cerca de Reinosa

Hola a tod@s :

Como continuación a la anterior entrada en la que hablaba del Trepador Azul que observé en un robledal cercano a Reinosa (Cantabria) los Pícidos fueron los otros protagonistas de la jornada.

Tres de ellos se dieron cita en el lugar. Oído a lo lejos el desconfiado Pito Verde (Picus viridis) lanzando su peculiar reclamo semejante al relincho de un caballo (de ahí el otro nombre con el que se conoce también a esta especie por estos lares : Relinchón. No se le vio, haciendo gala de su desconfianza.

Se tuvo más suerte con otras dos especies. La primera en aparecer fue el Pico Picapinos (Dendrocopos major) el más populoso de los Pícidos europeos.



Pico Picapinos


Posteriormente, agradable sorpresa, el Pico Mediano (Dendrocopos medius).





Pico Mediano


Este último utilizando la lengua imagino que para alcanzar los insectos de los que principalmente se alimenta





Pico Mediano


Diferencia visible de tamaño entre ambos, el píleo en el Mediano de un rojo intenso siendo casi entero negro en el Picapinos, la brida negra del pico a la región auricular totalmente visible en el Picapinos y casi ausente en el Mediano, el pecho si manchas visibles en el Picapinos y muy definidas en el Mediano ....



Pico Mediano.


Entre otras especies que aparecieron en el lugar, el Arrendajo (Garrulus glandarius) y el Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus). 



Arrendajo



Herrerillo Común



Fue una agradable sensación volver a a encontrar al Pico Mediano, tan solo visible en algunas zonas del norte de la Península, donde algunos pocos bosques de roble crecen aun libres de la manipulación humana. Las otras anotaciones las hice hace algunos años en Ucieda y Monte Aa, dentro del Parque Natural Saja-Besaya.


Un saludo y gracias por seguir mi blog


jueves, 9 de enero de 2014

El acrobático Trepador Azul

Hola a tod@s :

Primera entrada en mi blog en este año 2014, el cual tengo un poco abandonado por mis compromisos navideños familiares y por mi participación en el Big Year Spain 2014. Este año participo en la modalidad E1 Provincial (anotación de todas las especies observadas en una provincia) en Cantabria.

Bueno, siempre se saca un poco de tiempo para aprovechar el equipo fotográfico y hacer alguna toma interesante. En esta ocasión a una de las especies que le tocó fue al Trepador Azul (Sitta europaea), aprovechando la estancia en un robledal cercano a la localidad de Reinosa (Cantabria)



Trepador Azul



Fue toda una maravilla ver la agilidad con la que este ave se movía por las ramas y troncos de los robles del lugar, tanto subiendo como bajando por estos .... es el único ave trepadora en Europa que puede "agatear" cabeza abajo por los troncos.






No hay ninguna característica llamativa para distinguir a los machos de las hembras. Se dice que el color anaranjado de las hembras es más pálido que en los machos en algunas zonas del cuerpo donde presentan este color.





Anida en agujeros hechos por los pícidos en los troncos aprovechando que estos últimos nunca vuelven a anidar en éllos. Como la entrada ha de ser más pequeña para ellos la recubren de barro hasta conseguir el diámetro adecuado.

También son habituales de las cajas-nido.

Usen agujero en tronco o caja-nido hacen una puesta de entre 6 y 8 huevos que tardan en eclosionar unas dos semanas después.








Esto es todo de momento, no fue la única especie de la que disfruté en el robledal. Mostraré otras que hicieron acto de presencia en próxima entrada.

Un saludo desde Cubas (Cantabria)